in , ,

Departamento de Justicia de EU acusa a congresista texano de recibir sobornos de Banco Azteca

Superiberia PUBLICIDAD

AGENCIA

Nacional.- Un reciente informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que entre 2016 y 2019, Banco Azteca, propiedad del multimillonario Ricardo Salinas Pliego, habría pagado 236 mil 390 dólares en sobornos al congresista texano Enrique Roberto “Henry” Cuellar. El objetivo de estos pagos era asegurar que el congresista defendiera los intereses de Banco Azteca en Estados Unidos, especialmente en temas relacionados con la búsqueda de bancos corresponsales y la regulación contra el lavado de dinero.

La imputación presentada contra Cuellar y su esposa, por la presunta recepción de cerca de 600 mil dólares en sobornos de entes extranjeros, expone una trama compleja de corrupción. El soborno fue negociado entre el congresista y un ejecutivo de Banco Azteca, cuya descripción apunta a Luis Niño de Rivera, vicepresidente del banco. El acuerdo buscaba un banco corresponsal en Estados Unidos para aceptar los millones de dólares en efectivo que Grupo Elektra acumula en México, a pesar de los riesgos de lavado de dinero.

La investigación señala que los detalles sobre el soborno se acordaron durante una reunión entre Cuellar y Niño de Rivera en México en diciembre de 2014, y a través de varios correos electrónicos. Estos mensajes demostraron cómo los ejecutivos de Grupo Salinas y el congresista idearon maneras para realizar los pagos de manera secreta.

En un primer acuerdo, se propuso que Azteca América, filial de TV Azteca en Estados Unidos, pagara 10 a 12 mil dólares mensuales a una empresa de papel de Cuellar por falsos servicios de “asesoría”. Además, se planteó un bono de entre 100 y 500 mil dólares si el congresista lograba establecer relaciones con bancos corresponsales en Estados Unidos.

Un prestanombres, dueño de una empresa de consultoría y asociado de Cuellar, viajó a México para coordinar la operación. Ambos se reunieron en 2015 para afinar el contrato, que establecía pagos mensuales por “asesorías” y un bono de 500 a 615 mil dólares si se lograba un acuerdo de corresponsalía.

Banco Azteca ha enfrentado dificultades para establecer relaciones de corresponsalía en Estados Unidos debido al endurecimiento de las leyes contra el lavado de dinero en 2012. La imputación indica que Cuellar también cabildeó en favor del banco mexicano y presionó a un alto funcionario a cargo de la supervisión de bancos para frenar regulaciones perjudiciales para Banco Azteca.

La investigación destaca que, en 2018, Cuellar fue solicitado nuevamente por un ejecutivo de Grupo Elektra para abordar temas relacionados con transferencias electrónicas y seguridad nacional. El ejecutivo temía que un caso de lavado de dinero contra una empresa rival pudiera implicar también a Banco Azteca.

La trama presuntamente corrupta documentada por el Departamento de Justicia involucra al banco mexicano, su entonces vicepresidente, un cabildero de Grupo Salinas, un diputado por el estado de Nuevo León y dos prestanombres de Henry Cuellar. Aunque la imputación no menciona explícitamente a Banco Azteca, la descripción coincide con el banco de Salinas Pliego.

La investigación también menciona un intento de Grupo Salinas por deshacerse de sus dólares en efectivo en México, a través de una reforma propuesta en 2020 para obligar al Banco de México a aceptar dólares de bancos mexicanos, lo que generó preocupación por el riesgo de lavado de dinero.

El caso pone en evidencia la complejidad de las relaciones entre la política y las grandes corporaciones, especialmente cuando se trata de cuestiones relacionadas con lavado de dinero y regulaciones bancarias. El desarrollo de esta investigación continuará siendo seguido de cerca por las autoridades estadounidenses y mexicanas, así como por los medios de comunicación y la opinión pública.

Banco Azteca metido en lavado de dinero es cosa muy seria, de comprobarse de le pueden retirar sus activos a Salinas; y ahora Estados Unidos está emprendiendo una investigación sobre de quienes señalaron a Banco Azteca en quiebra.

Para sobornar sí hay dinero, pero pagar lo que debe usa puras “chicanadas” y ministros a modo; quién lo diría, el usurero evasor Ricardo Salinas parece que es un “estuche de monerías”. Quién diría que también está involucrado en temas de lavado de dinero. ¿Por qué sobornaría al congresista?

CANAL OFICIAL

Incrementa consumo de bebidas en un 50%

Reclamos ante la falta de acción en la rehabilitación del puente de Metlac