Amatlán.- Habitantes del primer cuadro de la ciudad se inconformaron con el derribo de una palmera que casi tenía un centenario de vida y que permanecía en el parque central y en el que Protección Civil actuó para evitar algún accidente con los pobladores debido a que hace algunos días le cayó un rayo y la secó.

La decisión causó polémica entre los habitantes del lugar, quienes confiaron que sería necesario actuar de otra forma, por ejemplo salvando el tronco o la raíz, incluso metiendo algún tipo de abono o fertilizante que evitara que se secara aún más y llegara a caer entre los asiduos al parque de Amatlán.

Sin embargo, la decisión fue tomada de manera casi instantánea y el cabildo determinó se derribara, por lo que dio la orden a la dirección de Protección Civil, que con apoyo de personal de otras áreas como Ecología, derribaron la palmera ante la mirada de los habitantes del lugar, donde algunos se acercaron para oponerse, sin embargo, se les explicó el motivo y terminaron accediendo.

Aunque para algunos habitantes la decisión fue radical, dado que se podría haber hecho más para salvar esta especie que dura muchos años en crecer y lograr dar frutos, como venía haciendo esta palmera que de acuerdo a comentarios de adultos mayores del lugar, tenía una vida superior a los 90 años, pues forma parte de la historia de Amatlán.

“Los del Ayuntamiento dicen que la tumbaron porque estaba en mal estado y que le cayó un rayo un día que llovió mucho, pero en realidad nadie se dio cuenta de eso, el caso es que ya la derramaron y luego le tumbaron una gran parte, ahora sólo queda un tronco que mide como dos metros por mucho, pero pues ya no está la palmera, según dicen que por seguridad de los vecinos, esperemos que sea cierto”, explicó un comerciante el lugar.

Por otro lado, los habitantes exigieron a las autoridades se cumpla el lema de derriba un árbol y siembra dos, por lo que esperan que en breve se pueda instalar una nueva palmera o un par, reiterando su compromiso con la naturaleza y evitando el deterioro ecológico.

 

José Vicente Osorio 

EL BUEN TONO