• No existe interés por enseñarlo

ORIZABA.- El especialista en educación especial, Éder Alfonso Rocha, manifestó que los médicos están más interesados en vender a los padres de familia de hijos sordos el amplificador de sonidos, en vez de que los pequeños aprendan a comunicarse con señas, violentando sus derechos.
Explicó que en México cuando nace un sordo muchas personas opinan que tiene que hablar y se les pide a los padres que no se empiece con la instrucción de señas por considerar que esto solo los retrasa y hay quien solo ve el negocio, es decir, los ven con la única intención de vender los equipos para que escuche y por ello, no se les quiere instruir.
“Yo no estoy en contra del auxiliar auditivo, yo en lo que estoy a favor es en hablar con la verdad, ¿qué quiere decir?, un auxiliar es un auxiliar y a muchos padres les dicen: este aparato vale 13 mil pesos; y el papá se empeña o vende, y quisieran que desde que se lo pusieran les dijeran: hola papá ya te escucho perfectamente y no, cada proceso es diferente”, detalló.
Mencionó que cada sordo es diferente, pues algunos tiene que tomar terapias del lenguaje, y se tiene que conocer el potencial que tiene para que oralice, “pero el hecho de que oralice, no quiere decir que se le tiene que quitar su derecho a la lengua de señas, es un idioma oficial y es un derecho, incluidos los profesores tiene que prepararse y aprender, pues muchos le dan la indicación a los paterfamilias de que no se les enseñe y que los obliguen a hablar.

Te recomendamos leer: