Superiberia
  • Por inoperancia: REGIDORES
  • El pasado sábado se llevó a cabo una boda con 400 invitados

CÓRDOBA.- Los regidores Gustavo Guzmán Milian y Emilio Sacre Luna lamentaron el poco control de las autoridades en la realización de la boda efectuada el pasado sábado en las instalaciones de la Iglesia Inmaculada, asegurando que “nos deja mal como ciudad” y que todo esto podría tener como consecuencia una desobediencia social. 
Guzmán Milian dijo que si bien hubo una falta de coordinación por parte de las autoridades municipales y eclesiásticas, no debe tomarse como mal ejemplo y desencadenar una desobediencia por parte de otros sectores del municipio,
“Nos deja mal parados como ciudad y Ayuntamiento; sin embargo, tenemos que acatar las recomendaciones que están haciendo el Gobierno del Estado; las autoridades se vieron rebasadas, lamentablemente no pudieron actuar bien”,
explicó. 
Por su parte, el regidor séptimo, Emilio Sacre Luna, dijo que es una total irresponsabilidad por parte de los que realizaron la boda y que existió una corresponsabilidad desde el Registro Civil hasta la aceptación del matrimonio por las autoridades eclesiásticas, “Como parte de la Comisión de Salud, te puedo decir que claramente sí estuvo mal, lo ideal hubiera sido estar en la parte de afuera, dando al menos recomendaciones como en los bancos y así verificar de manera ordenada las condiciones; tuvo que haber
coordinación”, aseguró.
En dicho evento se violaron todos los protocolos sanitarios y con un total de 400 invitados en los que incluso se encontraban extranjeros, se pudo constatar que no hay una comunicación eficaz entre la Iglesia y las autoridades municipales que desconocían la agenda de la Inmaculada.

Vecino