ads

BAJA CALIFORNIA.- En el plano económico, Baja California es un estado a seguir en la gestión de políticas públicas para enfrentar la difícil situación económica que llegó aparejada a la pandemia del Covid-19, debido a que los factores que influyen en la generación de riqueza y las condiciones en que la emergencia sanitaria tomó a esa entidad, se observan de manera elocuente.

Para José Luis Contreras, expresidente del Colegio de Economistas de Baja California, la contracción económica y el riesgo de crisis, así como la llegada de la pandemia, era un asunto anunciado y no se prepararon las acciones para enfrentarla.

El tamaño del golpe económico que recibirá Baja California será en función del tamaño del golpe a la economía internacional, particularmente en Estados Unidos y concretamente la de California, por el nivel de integración que hay.

Además del tipo de medidas que se implementen para remontar la situación.

En entrevista el reconocido economista dijo que los primeros efectos de la pandemia se observan en el empleo. En esa entidad hay una Población Económicamente Activa integrada por alrededor de un millón 760 mil personas. 

Al momento de que inició la pandemia se estimaba que había 40 mil desempleadas, es decir 2.3 por ciento.

Contreras dijo que si se tuviera una economía estatal en crecimiento esa situación sería manejable, pero no es el caso, pues lo que se espera es que el desempleo aumente considerablemente.

ads