Rafael Delgado.-Para la administración de Isidora Antonio Ramos la austeridad no aplica y más cando se trata de comprar unidades motrices nuevas, ya que prefieren adquirir algo nuevo y despedir a 30 personas.

Pobladores informaron que entre los cesados se encuentran trabajadores de  limpieza.

Al llegar al Palacio Municipal se pueden apreciar sobre la explanada las unidades aparcadas, pero para muchos habitantes llama la atención dos que se adquirieron de forma reciente y que a decir de los testigos es una gran contradicción, ya que sólo se usan para traslados programados de los empleados municipales o para actividades personales de funcionarios.

En cuanto al personal, aseguraron que conservan a los allegados a la alcaldesa.

Indicaron que en una etapa como la actual se afecta a varias familias con los despidos que llevan a cabo.

Consideraron que se requiere de una mejor distribución de los recursos financieron, a fin de invertirlos donde realmente se requieran.

Refirieron que a un año de terminar el presente ayuntamiento no ven mejoras ni avances en el municipio.

Destacaron que ojalá el pueblo se dé cuenta de la situación y elija mejor a las próximas autoridades.

Hicieron notar que la alcaldesa afectó a los sectores que piensan diferente y que le exigieron obras, como es el caso de Jalapilla.