Monterrey.- Tres menores que confesaron haber quemado los cuerpos de tres ejecutados por integrantes del crimen organizado, fueron detenidos por elementos de la Policía Estatal de Caminos en el municipio de Abasolo, Nuevo León.

La detención de los infractores fue luego de que las autoridades recibieron el reporte de personas armadas en ese municipio, al acudir al área y revisar por la brecha de nombre “Peñita”, encontraron a Valentín, de 17 años, que traía un celular con mensajes de halconeo, por lo que fue detenido.

A 200 metros de donde fue arrestado Valentín, la policía detuvo a Héctor Hugo, de 16, y Karen Guadalupe, de 17, quienes intentaron refugiarse en un auto Pontiac, en el que fueron interceptados, además se encontraron diversas armas en el vehículo.

Karen era la “jefa” de los otros dos menores, que trabajan como halcones, además ella confesó que les proporcionaba el combustible para quemar los cuerpos de ejecutados por parte de sus cómplices, pertenecientes al crimen organizado.

Según la jefa, las personas que ya habían quemado eran tres, restos que ya encontraron y son revisados por elementos de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León.

Los arrestados, así como las armas, diversos objetos y tres vehículos que les aseguraron, fueron presentados la mañana de ayer en las instalaciones del cuartel general de Seguridad Pública del Estado.

AGENCIAS