La Cámara de Diputados aprobó la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y del Código Civil Federal, con el fin de prohibir el castigo corporal y humillante como forma de corrección o disciplina a cualquier menor.

Con 446 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, la reforma fue aprobada y se remitió al Ejecutivo federal para su entrada en vigor.

“No hay insulto pequeño ni golpe suave, la violencia es una sola y cuando se normaliza desde edades tempranas se convierte en una conducta aceptable para las personas en el largo plazo”, argumentó la Diputada Pilar Ortega, presidenta de la Comisión de Justicia.