in

Doloroso empate del Barcelona

Superiberia

España.- En una noche desapacible por el frío y el viento, el Benfica congeló al Barcelona (0-0) y la lesión de Messi, el Camp Nou, en un partido en que los portugueses merecieron más y el récord del astro argentino, que esta noche aspiraba a superar los 85 goles de Müller, se puso en peligro.

Un mano a mano con Artur en el minuto 85 acabó con Messi tendido en el césped y agarrándose la rodilla izquierda. “La Pulga”, que había ingresado en el terreno de juego para disputar la última media hora, lo abandonó en camilla.

Fue el triste epílogo de un encuentro para olvidar que ni siquiera sirvió para que los lusos pasaran a Octavos de Final, porque el Celtic ganó su partido ante el Spartak.

El Benfica, que se jugaba la vida, sabía que si había una noche propicia para sacar petróleo del Camp Nou y seguir vivo en la Champions esa era la de ayer. Y los hombres de Jorge Jesús se fueron a ganar el partido desde el pitido inicial.

No ganaron la batalla de la posesión, porque eso es imposible contra el Barcelona actual, pero sí la de las ocasiones, pues casi todo lo interesante que se vio en la primera mitad se coció en el área azulgrana.

Con el público del Camp Nou reclamando a Messi para que rescatara el partido del tedio, se llegó al descanso. Nolito, por el Benfica, y Villa, para el Barcelona animaron algo el encuentro tras la reanudación, mientras el “10’”se preparaba en la banda para irrumpir en el choque; pero tuvo que salir del juego y mostraba dolor, pero sin reporte de lesión.

AGENCIA

Vicente Guerrero

Debuta la tecnología

Dan último adiós a Miguel Calero