Nuevo Laredo.- En Nuevo Laredo, Tamaulipas, tres ecuatorianos, dos mujeres y un hombre, fracasaron en su intento de cruzar ilegalmente, por el Río Bravo, a los Estados Unidos.

La fuerte corriente arrastró a un hombre y una joven; otra mujer salvó la vida.

La sobreviviente, Aidé Janeth Flores, de 26 años, se reuniría con su esposo en la Unión Americana.

Fernando González, de 70 años, un pescador, se percató de los apuros de los migrantes y acudió en su auxilio, pero sólo logró salvar la vida a Aidé.

Juan Ángel Villasana Montalvo, comandante de bomberos municipales, comentó: “Trataban ellos de ya casi llegar hacia lado americano dos de sus compañeros, entre ellos, un joven de 22 años y una joven de 24, fueron jalados por una fuerte corriente para jamás volver a salir a la superficie”.

Perecieron ahogados: Luis Ariosto Calle, de 22 años, cuñado de Aideé y su amiga, María Inés Muñoz, de 24.

Todos son originarios del poblado Cañar, ubicado en la región serrana de Ecuador. El incidente tuvo lugar a la altura de la colonia El Remolino, a un costado de la planta potabilizadora. “El Río Bravo tiene fuertes corrientes, grandes remolinos por debajo, partes muy profundas”, dijo el comandante de bomberos municipales.

Agencias