ElBuenTono
  • Por Andrés Timoteo / Columnista

VACUNA Y DEMOCRACIA

La Corte Europea de los Derechos Humanos (CEDH) acaba de asestar un golpe a los negacionistas y anti-vacuna pues estableció que la inmunización obligatoria contra la gripe Covid-19 es necesaria en una sociedad democrática y no vulnera ni contraviene ninguna garantía individual o colectiva. Es más, vacunarse es un acto de responsabilidad social pues con eso se cuida la salud pública o sea a todo el conjunto poblacional.

El jueves de la semana pasada, la Sala Suprema o ‘Grande Chambre’ de dicha institución estableció que aplicar la vacuna contra la pandemia no viola las disposiciones de la Convención Europea de los Derechos Humanos sobre la vida privada de las personas. “La política de vacunación sigue objetivos legítimos de protección de la salud así como los derechos de terceros dado que se protege tanto a quien recibe la vacuna como, a la vez, a aquellos que no puede vacunarse por razones médicas”, cita el fallo.

De esta forma, la Corte Europea respondió a una queja hecha por padres de familia de la República Checa que se niegan a vacunar a sus hijos en edad escolar y consideran que el derecho a la libre opción se violenta porque los colegios condicionan el retorno a clases presenciales a solo los alumnos ya vacunados. “Se trata de una medida preventiva más que punitiva y mantiene el interés superior sobre los niños”, consideraron los 17 integrantes de la Sala Suprema de la CEDH.

El fallo es inapelable y sienta jurisprudencia por lo que a la vez es un mensaje a todos los grupos radicales que se han mostrado contrarios a la vacunación anti-Covid y han realizado manifestaciones públicas, algunas violentas, rechazando las inyecciones. Ahora, el proceso de vacunación está amparado por un veredicto de la Corte Europea y eso blinda a todos los gobiernos de los 27 países contra futuros alegatos de una violación a los derechos humanos.

En este contexto, este fin de semana el periódico Le Monde publicó una entrevista con el economista Thomas Pilketty, una mente preclara y actualmente el analista más influyente de Europa en este rubro, quien asegura que la pandemia de Coronavirus obliga a repensar conceptos como la solidaridad internacional. Durante los primeros golpes pandémicos cada nación se las arregló como pudo, pero ahora que llegó la vacuna se impone una “visión neocolonial”, denuncia.

La obtención de la vacuna si bien se lograron en laboratorios norteamericanos, europeos y rusos -en países del llamado ‘primer mundo’- las patentes podrían liberarse para que éstas se produzcan en todas partes, no importando el estatus financiero de cada lugar. No se ha hecho y entonces las naciones ricas acaparan y aprovechan las dosis existentes en tanto que las pobres esperan mientras la pandemia continua haciendo estragos en sus territorios.

Vacunar a unos y hacer esperar a otros en estos momentos también es un atentado contra la democracia y la pregonada solidaridad global. La vacuna anti-Covid debe ser democratizada, dejar que cada país comience a producir su ampolletas. Es lo mejor que se puede hacer, lo más humano y lo más responsable ante la magnitud del problema, considera el investigador quien ya había denunciado que la pandemia desnudó “la violencia de la desigualdad social” en todo el planeta.

No todos vivieron la peste de la misma forma. Por ejemplo, el encierro no lo pudieron cumplir los que viven al día, los que tienen que salir para comer. Ellos no pudieron hacer ‘teletrabajo’ y en muchos países los gobiernos negacionistas e irresponsables no les acercaron ayuda para mantenerse confinados. Ahora, con el proceso de vacunación, la desigualdad y la injusticia también se perciben abiertamente.

SOTANUDOS AL BANQUILLO

En Francia, la Iglesia Católica está bajo tormenta. La justicia gala ha abierto dos investigaciones penales contra curas y parroquias por violar las normas sanitarias y celebrar misas multitudinarias en medio de la crisis epidémica. Sucedió en Semana Santa. El Sábado de Gloria -3 de abril- en el templo Saint-Eugène-Sainte-Cécile en el barrio nueve de la Ciudad Luz se realizó una celebración eucarística con casi 300 personas, todas codo-a-codo y la mayoría eran adultos mayores.

La prensa lo describió así: “sacerdotes y fieles juntos, unos contra otros, sin mascarilla y el cura repartiendo la hostia directamente a la boca de los comulgantes”. Hubo un video de la misa en plataforma YouTube y el Ministerio de Justicia instruyó a la fiscalía parisina investigar a la parroquia y en su caso abrir de oficio un proceso judicial por el delito de “poner en riesgo la vida de otros”.

Algo similar ocurrió en Reims, ciudad al norte de París, donde también el procurador local inició una carpeta judicial contra la parroquia Sainte-Jeanne-d’Arc por realizar dos misas masivas, el 3 y 4 de abril, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección, con asistentes que no guardaron la distancia física ni portaron cubrebocas. Las imágenes de ambas misas se difundieron en Facebook.

Acorralado por el escándalo y la reprobación general, el arzobispo de Reims, Eric de Moulins-Beaufort, se negó a defender al párroco responsable y pidió “dejar a las autoridades hacer su trabajo”. Por su lado, el arzobispado de París de plano guardó silencio ante las acusaciones contra los sacerdotes por poner en peligro la vida de terceros. La acción de la justicia francesa contra líderes religiosos es uno de los escenarios inéditos que trajo la pandemia de Coronavirus.

De acuerdo al Código Penal en Francia, el delito de “poner en riesgo la vida de terceros” se castiga con un año de prisión y una multa de 15 mil euros -360 mil pesos mexicanos-. Claro, esto que sucede en Francia suena en México como un cuento de hadas pues ahí los sotanudos le dieron vuelo a la hilacha no solo en esta Semana Santa sino en la del 2020. Pocos fueron los que suspendieron misas, viacrucis, procesiones y demás rituales sin importarles el riesgo de muerte para la feligresía. Además, en México no hay justicia que obligue a los mandamases de la iglesia a respetar la ley.

NIEGA A SU MUJER        

En el terreno político-electoral, la semana inicia con el manifiesto descaro de algunos protagonistas. Uno de esos desvergonzados es el diputado local con licencia y precandidato de Morena a la alcaldía de Córdoba, Rubén Ríos Uribe, quien fue exhibido como abusador y golpeador de mujeres por el colectivo feminista “Brujas del Mar”. Y la respuesta del morenista fue hacerse el ofendido.

Ríos Uribe amenazó con presentar denuncias por ‘daño moral’ -risas- contra los actores que lo han señalado, entre ellos sus propios correligionarios partidistas, y contra reporteros y empresas periodísticas. El nivel de cinismo de este señor es asombroso. No obstante en su alegato difundido en las redes sociales deja en claro dos cosas: su cobardía -poca hombría, dirían algunos- y la impunidad que le pretenden dar desde palacio de gobierno.

“Es inexistente la denuncia y la esposa”, señala el orondo diputado a fin de desvirtuar el señalamiento de violencia de género. Negó a su pareja sentimental por más de cinco años, Andrea Ramírez Soto, que en octubre pasado lo denunció por la golpiza que le propinó y exhibió fotografías de las heridas. Vaya tipo que con tal de mantenerse en un cargo público es capaz de negar a su propia estirpe.

En la misma frase, el morenista sostiene muy seguro que tampoco hay denuncia, lo que confirma la versión de que la Fiscalía General del estado ocultó -o tal vez desapareció- la carpeta penal en su contra. El “Salgado Macedonio de Córdoba” se agarra a clavos ardiendo pese a la cola enorme que arrastre. Caso contrario sucedió en Coatzacoalcos donde el candidato del PVEM a la diputación federal, Isaac Ferez Esparza, renunció a su postulación luego de que fue incluido en el catálogo de violadores y maltratadores de mujeres por las Brujas del Mar.

Aquí hay que señalar que a la organización feminista se le olvidó incluir a varios políticos de ese mismo pelo para exigir que se les niegue o cancele el registro como candidatos. En Veracruz, por ejemplo, no incluyeron al perredista Rogelio Franco Castán quien a pesar de estar preso en el penal de La Toma va en el segundo lugar del listado en la Tercera Circunscripción para una diputación federal por la vía plurinominal.

Es cierto que al exsecretario de Gobierno lo tienen en prisión por el socorrido delito de “ultrajes a la autoridad”, pero también tiene un expediente abierto por golpear a quien era su esposa. La arremetida del gobierno estatal no le borra el antecedente de ser un abusador de mujeres. A nivel federal y ahora que está en el ‘ojo del huracán’, las Brujas del Mar no anotaron a Alfredo Adame, candidato del partido Redes Sociales Progresistas a una diputación federal.

Lo anterior a pesar de el actor es abiertamente misógino, agresivo y ofensivo contra todas las mujeres con las que se ha relacionado. Lo mismo con el petista Gerardo Fernández Noroña, quien incluso tuvo una sanción del INE por su lenguaje soez contra una senadora panista y busca la reelección como diputado federal. En resumen la lista de los abusadores y maltratadores de las Brujas del Mar está incompleta.

AmoramarMx Superiberia