FÊTE DES ROIS

 Algunos pensadores y poetas han dicho que la juventud es el tesoro más valioso que se le obsequia al  hombre en su vida terrenal pero en realidad tal joya es la niñez, la cual lleva implícita la inocencia. Siendo niño el mundo puede ser cruel pero siempre se le mira con limpieza, los días pueden ser duros pero tal dureza nunca vence a la esperanza y las ilusiones son el pan diario que sanan heridas rápidamente.  De ahí que la tradición del Día de Reyes es parte del quehacer de los adultos para tratar de prolongar tan bella etapa.

 Ayer domingo se celebró la fecha esperada por miles de los niños y como cada año, las sonrisas y gritos de alegría resonaron en muchos lugares. En medio de la situación aciaga que vive el país, la risa de los pequeños también es un bálsamo para hacer más llevaderos estos tiempos. ¿No creen? En Francia el festejo se llama la Fête des Rois (Fiesta de los Reyes) aunque los Reyes Magos – personajes de los relatos bíblicos que visitaron al niño Jesús y le presentaron obsequios- no traen regalos a los niños pues éstos ya fueron repartidos la noche del 24 de diciembre por Papa Noël (Santa Claus).

 Sin embargo, la fecha da pie a un convivio familiar para comer dulces y partir la famosa Galette des Rois (Tarta de Reyes) que se elabora a base de pasta hojaldrada y almendras. Sobre la tarta se coloca una corona elaborada con papel y en el interior del pan se esconde un grano de haba. El pequeño que en su rebanada encuentre el grano de haba es rey por un día y tiene derecho a colocarse la corona ante la algarabía de los demás. Obviamente el haba sustituye al muñeco que se usa en la Rosca del Reyes en México y que la mayoría no quiere encontrarse porque entonces tendrá  que invitar la tamaliza para el Día de la Candelaria.

 Entonces, queda demostrado que los mexicanos son los más pachangueros pues los festejos de la temporada inician con Las Posadas, el 16 de diciembre, y terminan hasta el 2 de febrero con el tradicional Levantamiento del Niño y la ceremonia en honor a la Virgen de la Candelaria. Al parecer el único país que iguala a México en la extensión de las pachangas es Rusia donde el gobierno otorga entre 10 y 15 días no laborables a los pobladores y que los rusos aprovechan para vaciar las reservas de vodka.

 

LAS ROSCAS

 Donde sí se pasaron de “roscas”, como dirían los jarochos albureros, fue en el acto que ayer se realizó para conmemorar la promulgación de la primera ley agraria de 1915 pues las protestas estropearon la primer visita como titular del Ejecutivo Federal al copetón Enrique Peña Nieta y de última hora tuvo que cancelar el primer acto que era la guardia de honor frente al monumento de Venustiano Carranza ubicado frente al malecón del puerto de Veracruz. Allí, cientos de labriegos de la Central Campesina Cardenista (CCC), provenientes de varios estados del país, lo esperaban con reclamos por la falta de voluntad para resolver conflictos agrarios, atender el empobrecimiento del campo y rescatar al sector primario de la economía nacional.

 También se congregaron familiares de personas desaparecidas por la guerra de su antecesor, el panista Felipe Calderón y jóvenes adheridos al Movimiento #YoSoy132, éstos para recordarle que llegó de manera fraudulenta a Los Pinos. A la ola de protestas se sumaron trabajadores de la empresa Tubos de Acero de México (Tamsa), uno de los consorcios más importantes del país y que se ubica en el puerto, pidiendo  la destitución del líder charro del sindicato, Pascual Lagunes Ochoa, además de grupos de pescadores que exigieron la  aplicación de programas de apoyo comprometidos por la administración estatal.

 Pero si al mandatario federal lo espantaron e hicieron que ya no se presentara en el homenaje a Carranza, al gobernante estatal le maltrataron la rosca –sin que suene a albur- y le aguaron el chocolate. El asunto se le salió de control porque a nivel local no pudieron evitar ni controlar las protestas. Los campesinos cardenistas llegaron desde el sábado a acampar en las inmediaciones de la explanada del Faro Venustiano Carranza y los funcionarios locales no pudieron moverlos.

 Los responsables de solucionar el entuerto, el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza y su subsecretario, Enrique Ampudia Melo –ese que presume que se come el mundo a rebanadas en cuestiones de espionaje y sometimiento de enemigos-, simplemente no lograron nada. Los gallos del duartismo se echaron a poner huevos, pues. Anoche, ante el fracaso de los funcionarios estatales, la federación envió al oaxaqueño Cruz López Aguilar, titular de la Procuraduría Agraria para tratar de convencer a los manifestantes de la CCC pero solo logró que despejaran parte  de la explanada donde se realizaría el acto protocolario más no que suspendieran la protesta.

 El equipo de logística de la Presidencia de la República decidió suspender la participación del copetón Peña Nieto en el monumento a Venustiano Carranza y dejó solo al gobernante en turno con sus funcionarios. Mal comienzo para los aldeanos porque si al mexiquense le arruinaron el día que reinstalaría el viejo ritual de que un presidente de la República encabezara el acto agrario, al gobernante veracruzano le arruinaron su sexenio, según los bien enterados. No pudo quedar bien con el mandamás y en política eso tiene un costo alto.

 

FOBIA PRESIDENCIAL

 Obviamente lo anterior también confirma la fobia que Peña Nieto y su equipo tienen hacia  las manifestaciones de protesta, la cual surgió desde la campaña electoral cuando un grupo de estudiantes lo acorraló en la Universidad Iberoamericana y terminó escondido en un baño. Pero  el  asunto pinta peor para el gobierno estatal porque con esta visita los funcionarios esperaban sacarse  la espina del fracaso electoral que el copetón tuvo en los comicios del pasado mes de julio pero ni siquiera pudieron anticipar ni evitar y ni disolver las protestas. Y eso indica una pésima gestión de los asesores, estrategas y operadores estatales.  

 Después de la pifia de ayer, si el gobernante en turno no despide a los chafas operadores  –entre ellos Ampudia y el propio Buganza- entonces se entenderá que padece de masoquismo y disfruta que lo hagan sufrir y quedar en ridículo. Todo lo sucedido  tendrá secuelas en su futuro político porque volvió a desencantar al mandamás del sexenio. Por tener a este tipo de asesores y operadores, ya entregó  malas cuentas al perder el estado para Peña Nieto en las elecciones presidenciales y ahora provocaron  que el copetón no pueda presentarse en un acto de resonancia nacional por las protestas que no supieron contener. Una tras otra.

 Peña Nieto si acudió al WTC de Boca del Río,  el segundo acto programado y que fue evento político-partidista que se realizó en el WTC de Boca del Río – al que únicamente invitaron a campesinos afiliados a la organización priísta Confederación Nacional Campesina (CNC), excluyendo a las demás agrupaciones agrarias del país-. Y ahí, muchos no pudieron contener la risa cuando el dirigente nacional de la CNC, Gerardo Sánchez Macías le dijo al micrófono: “Aquí esta su ejército, señor presidente”. Si los miles de acarreados que llenaron el WTC fueran el ejército peñista pues el copetón no hubiera perdido las elecciones en todo el estado.

 Por cierto, Peña Nieto no se sabe la letra del llamado Himno Agrarista y no lo cantó en un acto de agraristas. La contradicción lo pierde.  A este evento si  acudieron todos los aspirantes y suspirantes a una candidatura para los comicios venideros que renovarán las alcaldías y el congreso local aunque casi ninguno pudo acercarse al copetón ya que el Estado Mayor tenía la encomienda de no permitir fotografías ni “acercamientos de tercer tipo” que luego sirvan para exhibirlo porque algunos de los interesados en postulaciones son verdaderas fichas de cuidado. El único que logró estar cerca del despachante de Los Pinos fue el senador José Yunes Zorrilla, quizá el veracruzano que goza del ánimo en el   poder presidencial.

 A otros ni los fumaron. Por ahí llegó el alcalde cordobés Francisco Portilla Bonilla y la diputada local, Paulina Muguira, quienes  en su vida han contribuido para el bien del campo y ni siquiera saben lo que significa el agrarismo. Empero, ambos llegaron a pasar lista aunque, por supuesto, lo mandaron hasta gayola.  Al concluir el acto, Portilla terminó en una cafetería con otro funcionario que también luce un gris intenso, Alfredo Ferrari Saavedra, responsable de los manejos del impuesto a la nómina empresarial. Ambos solos y sus almas. Nadie los tomó en cuenta.

 Mientras tanto, afuera, en los corredores de la plaza comercial Las Américas, el dirigente estatal del PRI, Erick Lagos Hernández era literalmente  perseguido por una nube de aspirantes a regidores y síndicos.  Todos remolinaron sobre él al verlo salir del evento y solo faltó que para contener la turbamulta,  hiciera una subasta pública para repartir los cargos al mejor postor, aunque eso se hará en privado. Para nadie es un secreto que las regidurías, sindicaturas y suplencias se distribuyen conforme se paguen los montos financieros exigidos por los dirigentes. Así se acostumbra desde la fidelidad y así se hará en el futuro inmediato. Se pasan  de “roscas”, repetirían los jocosos.