por Andrés Timoteo

 

COPETEANDO EN EUROPA

El copetón Enrique Peña Nieto está en Europa, entrevistándose con los jefes de Estado, aquellos  que hacen el teje y maneje de la economía en el Viejo Continente y que hoy lidian con la crisis financiera que ya los alcanzó. La gira europea del mexiquense inició en Alemania, el país con la primera economía regional, donde se entrevistó con la canciller Ángela Merkel.

 Los temas tratados entre la premier alemana y el heredero de Felipe Calderón, evidentemente son los económicos. Qué cosa más interesante pues éstos, no son el fuerte del copetón. ¿Le habrá dicho a Merkel que no es “la señora de la casa” cuando le tocó el tema del poder adquisitivo de los mexicanos? Por supuesto que Ángela Merkel no sólo es la señora de la casa sino que lleva la rienda financiera de la Unión Europea.

 Merkel es una mujer poderosa que encabeza las políticas y medidas de castigo o contención en aquellos países cuyas crisis los han desbordado como son Grecia, España y Portugal. ¿Qué le habrá dicho el mexiquense sobre la espiral de crisis en Europa y que podría dar el coletazo a México?, ¿habrá llevado un chícharo apuntador en el oído para explicarle a la teutona que los mexicanos tienen más de 40 años en crisis –gracias a los gobiernos priistas y panistas- y no los espantan fácilmente con otra nueva recesión?”.

 Peña Nieto se encontrará el día 15 con el presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy en Madrid. Ahí sería interesante que el mexicano le pregunte al derechista ibérico: ¿qué se siente estar en crisis y ser repudiado por la mayoría de los ciudadanos? España vive una de las peores crisis financieras y sus habitantes diariamente salen a las calles a protestar por los ajustes económicos aplicados por Rajoy como los recortes salariales, despidos de trabajadores, aumento de la edad jubilatoria y reducción del gasto para las políticas sociales. Es decir, nada nuevo para los mexicanos que han padecido todo esto en las últimas décadas.

 En Gran Bretaña, el copetón estrechará la mano del primer ministro, David Cameron y su segundo, Nick Clegg. Hasta donde se conoce la agenda, la reina Isabel II no recibirá al Golden Boy ni a La Gaviota, tampoco lo hará el príncipe Carlos, heredero al trono, ni otro integrante de la Casa Real de Buckingham. Ni modo, ambos tendrá que guardar el tacuche para otra ocasión.

 Su último punto en la gira europea será en París donde se entrevistará con el presidente socialista Francoise Hollande el próximo 15 de octubre y al día siguiente lo hará con Irina Bukova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), además dará una conferencia ante la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

¿De qué hablará el copete más famoso de México?. La agenda marca que la conferencia será magistral – es decir, que servirá para la enseñanza de los ahí presentes, aunque esto cause risa- y se llamará “Cambios en México y su rol en el panorama de cambio global”. Nada más y nada menos, un presidente electo que hará regresar al pasado priista a todos los mexicanos, va a hablar de “cambios” y “globalizaciones”.

 

REPUDIO MEXICANO

Las autoridades europeas recibirán muy bien a Peña Nieto pero no así los mexicanos radicados en los diferentes países del continente. En Berlín, su primer punto de visita, mexicanos adheridos a los movimientos México Vía Berlín y #YoSoy132Alemania, protestaron por su presencia ante la Embajada de México. Lo acusaron de ser un presidente espurio, producto de un fraude y estar impuesto por los poderes fácticos, es decir, los grandes empresarios y especialmente los consorcios televisivos.

 El fantasma del fraude electoral lo persigue por Europa pues en Madrid, Londres y París también se preparan para recibirlo con protestas. En estos lugares el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y #YoSoy132 calaron fuerte entre los mexicanos radicados es esas ciudades, principalmente entre los académicos, investigadores y estudiantes de posgrado.

 Tan sólo en París,  está Morena integrada por la comunidad mexicana pero también hay  investigadores y profesionistas que formaron el movimiento #YoSoy132Académico que ha realizado varias protestas en las plazas públicas desde el periodo de la campaña electoral y después de los comicios del 1 de julio. Ya quemaron un dinosaurio de papel, que representa al PRI,  frente al Hotel de Ville que es como llaman al edificio sede del ayuntamiento de París, ya gritaron consignas ante la Embajada mexicana y ahora se preparan para repudiar la llegada de Peña Nieto.

 Uno de los activistas, José Manuel Aguirre, originario de Jalisco pero radicado en París desde hace más de una década, cuestiona que Hollande reciba a Peña Nieto, quien surgió de un “fraude escandaloso”. Es más, compara -y así es el sentir de la mayoría de los radicados acá- el encuentro Hollande-Peña como el que en el 2007 se dio entre su antecesor, Nicolás Sarkozy con el entonces presidente de Libia, Muamar Gadafi. Derrocado y muerto recientemente tras un levantamiento civil.

 “Aquel era un dictador que cometió todo tipo de atrocidades y aún así el presidente Sarkozy lo recibió como jefe de Estado y ahora hacen lo mismo con Peña Nieto pese a que su llegada a la Presidencia de México es desaseada y  es una imposición de la oligarquía además de tener un historial de represor en el Estado de México donde gobernó. Es una ofensa que Francia, que se dice defensora de la libertad, la igualdad y la fraternidad y por ende de la democracia, reciba a este tipo de personajes”, asegura Aguirre y es la queja que los activistas mexicanos emitirán al presidente Francoise Hollandezz.

 Todo lo anterior significa que las televisoras en México podrán mantener la imagen de Enrique Peña Nieto y La Gaviota como una pareja suprema pero en el exterior ambos provocan repudio y la sombra de las acciones fraudulentas los perseguirá cada vez que arriben a estas tierras. Por lo pronto, los mexicanos se preparan para apostarse en el Palacio del Eliseo que es la sede presidencial en París así como en el edificio de la Unesco y la Embajada de México para patentizar el rechazo del mexiquense en la Ciudad Luz.

 

MITOS Y MITOTES

Y hablando de París, como “cápsula cultural” va los desmentidos de los siguientes mitos. Uno, es mentira que sea más barato comprar una botella de vino que una botella de agua. Dos, los coches (voitures, para ellos, pues los automóviles son femeninos) se maneja del mismo lado que en América. Tres, es falso que los franceses no se bañen y todos huelan mal, sólo algunos cuantos. Ups. Pero en las casas hay agua corriente para el aseo diario.

 Y cuatro, acá también existen las “michas” –el pan, bolillo, hogaza- a las que les llaman “miche”, y el nombre se llevó a México durante el Porfiriato cuando se importaba la cultura francesa, y por ende, su respostería. De allí que cuando se tilda a los que andan escasos de dinero o son codos como “unos micha-fría” no se está usando  un argot jarocho sino en realidad está hablando en francés. Au revoir.