Orizaba.- Para bajar de peso no es necesario dejar de comer al contrario se debe de alimentar, pero manera saludable y complementarlo con ejercicio así lo dio a conocer el nutriólogo Wilbert Herrera.
Mencionó que un importante número de personas, al inicio de año se propone bajar de peso, propósito que en ocasiones se hace de lado conforme avanzan los días, sin embargo, consideró importante la asesoría de un especialista, ya sea público o privado.

El nutriólogo Wilbert Herrera asegura que perder kilos en un breve periodo puede ser perjudicial.

Evitar productos mágicos


Señaló que quien desee hacerlo por su cuenta, es recomendable que evite las dietas o productos “mágicos” que se comercializan y que aseguran perder kilos en un breve periodo, ya que puede ser perjudicial para su salud.
Consideró que algunas de estas alternativas sustituyen, por ejemplo, los alimentos por licuados, pastillas o cápsulas, por lo que existe el riesgo de que se generen daños hepáticos, gástricos y hasta de la presión.

  • LA OBESIDAD EN MÉXICO
    Tomando en cuenta que la obesidad es uno de los principales problemas en México, hacer ejercicio es una de las mejores metas que las personas pueden fijarse.
Hacer ejercicio es una de las mejores metas que las personas pueden fijarse.


Detalló que lo ideal es incrementar el consumo de verdura cruda, hervida o al vapor; disminuir alimentos que son altos en grasas; consumir altas cantidades de agua simple potable; y realizar algún tipo de ejercicio en forma habitual, de esta forma se pierde, en promedio, medio kilo a la semana, que puede ser más si la actividad física se incrementa, de tal forma que se evita el efecto “rebote”.
Apuntó que “Generalmente, sus componentes son de dudosa procedencia y son ricos en ácidos y otras sustancias desconocidas, que aunque aparentemente queman grasa, lo que en realidad hacen es que al dejar de comer y no consumir calorías, se pierde masa magra, es decir músculo, en tanto que la masa grasa (la dañina), se mantiene”.

La clave esta en el Plato Saludable

La educación alimentaria en México va mejorando un poquito empezando por que en las escuelas, ya tienen materias enfocadas en la alimentación y nutrición.


Finalmente hizo hincapié en que un plato saludable debe estar compuesto de la siguiente forma: la mitad ocuparla con verduras que son ricas en vitaminas y fibra, que favorece la digestión; una cuarta parte con proteínas; y la última con cereales, acompañándolo de preferencia con tortilla en lugar de pan blanco, o en su caso, máximo un bolillo.