La compañía japonesa de videojuegos Nintendo ha anunciado que este abril unas 160 mil cuentas de sus usuarios fueron a parar a manos de terceros de manera ilegal. Nintendo asegura en un comunicado oficial que el acceso fue obtenido fuera del servicio, es decir, a través de un ataque de piratas informáticos. Durante los días anteriores los usuarios ya habían denunciado a través de las redes sociales violaciones de seguridad de sus cuentas.

La empresa afirmó que los hackers también pudieron obtener acceso a información que los usuarios introducen durante el proceso de registro, como fechas de nacimiento, nacionalidades o direcciones de correo electrónico, pero descarta que fuera posible por culpa de brechas en su sistema de defensa.