• Intimidan a los moradores, se llevaron artículos y dinero, aseguran familias

Omealca.- Con argumentos de búsqueda de combustible robado y armas, policías de la Fuerza Civil y de Seguridad Pública del Estado irrumpieron violentamente en cuatro viviendas de Xúchiles, causaron destrozos en algunas de ellas, las saquearon y se llevaron incomunicado a uno de los moradores, a quien amenazaron con matarlo si los delataba ante las autoridades.

Los oficiales llegaron en siete patrullas e ingresaron a las casas, donde intimidaron a los moradores y en una de ellas aseguraron que se equivocaron y se retiraron después de desprender unas maderas de la pared con un marro.

*el tip
Robo
Otro cateo se registró en el camino a Cuichapa donde revisaron el área y, según pobladores, desaparecieron artículos electrónicos y dinero que encontraron en las viviendas.

Reportaron que jalonearon a unas mujeres y entre gritos indicaron que buscaban armas, se metieron a los cuartos mientras formaron a las moradoras e indicaron que esperaran mientras realizaban la diligencias, “se llevaron 2 mil pesos que son cooperaciones para la parroquia y un teléfono celular”, aseguró una de las habitantes de los inmuebles visitadas por la Policía.

La operación se extendió a una casa cercana a Cuichapa, donde los gendarmes entraron violentamente con argumentos de que buscaban armas y combustible robado, 

Después se fueron llevándose objetos que encontraron a su paso.

“Nosotros reportamos la agresión al número de Emergencias 911, dijimos lo que estaba pasando, pero no nos hicieron caso, al menos tenemos el antecedente del reporte contra los gendarmes, ahí está la evidencia de lo que pasó”.

Los atropellos de la Fuerza Civil y Seguridad Pública iniciaron a las 23:00 horas del viernes y terminaron a las 04:00 horas del sábado con la revisión de cuatro viviendas y la retención de un comerciante, a quien abandonaron en las riberas del río Blanco después de pasearlo por las calles de la comunidad.

Intimidan

Armas en mano, entraron a un imbieble que se localiza en la entrada a El Mirador, donde recorrieron el área, y según informes, cargaron con pantallas, dinero, objetos de valor y se llevaron al dueño, lo subieron a una patrulla y lo mantuvieron incomunicado durante largo rato hasta que lo soltaron en la madrugada, cerca del río Blanco y semidesnudo. La segunda casa revisada ocurrió en la misma comunidad, donde entraron violentamente, aprovechando que la familia dormía.

Los oficiales rodearon el lugar y con un marro destruyeron una pared de madera, en busca de mercancía ilegal. “pero no dijeron de qué tipo. Después se dieron la vuelta y retiraron”.

En la entrada a Xúchiles, personal de la Fuerza Civil y de la SSP repitieron la acción, causaron desorden.

Durante la revisión, según agraviadas dijeron que buscaban armas, pero no encontraron nada y se fueron como si nada hubiera pasado.