Omealca.- Ante la pandemia y para evitar contagios, las personas que mueren de padecimientos distintos al COVID-19 son enviados directamente al panteón municipal, sin misa de cuerpo presente.
Una persona de la colonia 5 de Mayo que falleció de una enfermedad común, fue llevada a su entierro escoltada por policías.
El féretro entró por la avenida principal, pero fue desviado hacia la calle del Ministerio Público Municipal y continuó hasta el cementerio.
Ante el riesgo de un contagio, las iglesias se encuentran prácticamente vacías y sólo en días de misa llegan feligreses y ocupan el recinto a un 30 por ciento de su capacidad, porque el estado se encuentra en semáforo naranja y algunos municipios están en rojo.
Pobladores que siguen los cortejos fúnebres de sus familiares, lo hacen con las medidas sanitarias y guardando distancia para evitar contagios.
Debido a la pandemia, por tiempo indefinido quedaron canceladas las misas de cuerpo presente, aglomeraciones y eventos multitudinarios que en ocasiones se realizaban.

*el tip

Soledad
Por disposición gubernamental, sólo unas cuantas personas acompañan a sus parientes muertos, sin música, sólo rezando hasta llegar a su última morada.