La ESA ha firmado un contrato por 86 millones de euros con un equipo industrial liderado por la empresa suiza ClearSpace SA para adquirir la primera misión de desorbitación de basura espacial.

Así, en 2025, ClearSpace lanzará la primera misión de retirada activa de desechos, ClearSpace-1, que llegará hasta la pieza superior de un adaptador de carga útil secundaria Vespa, utilizado con un lanzador Vega, la capturará y la remolcará hasta su reentrada en la atmósfera. Tras el segundo lanzamiento de Vega, que tuvo lugar en 2013, este objeto quedó en una órbita cementerio, a una altitud aproximada de entre 801 y 664 kilómetros, compatible con las directrices para la reducción de deshechos espaciales.

Además de adquirir el aparataje para esta misión inicial, para cuyo desarrollo ClearSpace obtendrá el resto de la financiación por medio de inversores comerciales, la ESA también contribuirá con tecnologías clave de vuelo, desarrolladas en el marco de la iniciativa Espacio Limpio a través del proyecto ADRIOS (Active Debris Removal/In-Orbit Servicing, o Eliminación Activa de Desechos/Servicios en Órbita).