Con toda la atención y los esfuerzos internacionales centrados en la pandemia de la COVID-19, la ONU urgió este martes a no dejar de lado la lucha contra el sida, una enfermedad que el año pasado dejó casi 700 mil muertos y que tiene a 12 millones de personas a la espera de un tratamiento que puede salvarles la vida.

Con motivo del Día Mundial del Sida, la organización llamó a la comunidad internacional a impulsar acciones y metas más ambiciosas, con la financiación apropiada, para volver a poner al mundo en una trayectoria que permita acabar con la epidemia para 2030.