Howard Farley, un capo de la droga de Nebraska (Estados Unidos), logró esconderse durante 35 años de las autoridades, al asumir la identidad de un bebé de Florida muerto en 1955, han descubierto los fiscales federales este jueves.

Farley, que tiene 72 años de edad, robó la identidad de un bebé identificado sólo como TB, nacido en Lake Worth (Florida) en 1954 y fallecido 3 meses después. El fugitivo fue finalmente detenido este miércoles, cuando intentaba abordar su avión privado.

En 1985 a Farley le acusaron de operar la Southern Line, una línea de ferrocarril utilizada para transportar narcóticos por todo el país. De las 73 personas arrestadas en el caso, Farley fue el único que hasta ahora había logrado evitar la detención.