Córdoba.- El Juez 2o. De Primera Instancia de Córdoba está estudiando monto millonario que Ernesto “El Trampas” Guraieb tendrá que pagar por dedicarse desde hace varios años a demandar sin sustento, con la asesoría de abogados marrulleros.

Ernesto “El Trampas” Guraieb interpuso demanda en 2009 donde manifestó daños entre otros a su abolengo y buen linaje los cuales según rezan en la demanda bajo el número 289/2009 radicado en este juzgado, se vieron seriamente dañados, manifestando que a partir de ese entonces sus amigos y cercanos dejaron de incluirlo en sus reuniones ya que lo empezaron a ver como a cualquier mexicano común y corriente, ¡siendo que él desde la cuna había pertenecido a una familia de alto linaje!

Por lo que decidió en aquel entonces, demandar por la suma de 10 millones de pesos a quien manifestó le ocasionó tan grave daño en su estirpe.

Después de haber sido estudiada por parte de todas las instancias jurídicas de los diferentes niveles de gobierno, la demanda que “El Trampas” Guraieb interpuso para lograr cobrar diez millones de pesos por un supuesto daño a su alcurnia, abolengo y buen nombre, a su juicio se vio mermado, según se lee en la demanda antes mencionada, pero por lo que se ve no le resultó conforme a lo esperado, ya que ante la Justicia del Fuero Común y los tribunales federales Ernesto “El Trampas” Guraieb no logró demostrar su alta alcurnia por lo que ya fue condenado al pago de una suma al parecer millonaria que ahora se estudia para cuantificar de manera definitiva, cantidad que tendrá que pagar por andar demandando en falso, jugando así con las leyes; en los próximos días le será fijada la cantidad que este tramposo tendrá que pagar como parte de los daños económicos al patrimonio, así como la pérdida de tiempo que ocasionó a su demandado, cantidad que no podrá ya seguir siendo apelada ya que este “elegante delincuente”, lleva recorridas todas las instancias posibles ocasionando daños a terceros por la insistencia  de querer recuperar un abolengo que por lo visto, ¡sólo él supo que  existía!

 

De la redacción

El BUEN TONO