ads

Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Cambridge (Inglaterra, Reino Unido) sugiere que la pandemia de COVID-19 habría comenzado a principios de septiembre del año pasado en una localidad diferente a la ciudad china de Wuhan, informa el diarioSouth China Mornig Post.

Investigadores británicos y alemanes estudian el origen del coronavirus que produce esa enfermedad y, tras analizar una gran cantidad de cepas de todo el mundo, calculan que el brote inicial tuvo lugar entre el 13 de septiembre y el 7 de diciembre de 2019.

“El virus pudo haber mutado en su forma final hace meses, pero permaneció en un murciélago, otro animal o, incluso, un humano durante varios meses sin infectar a otras personas” y habría comenzado a propagarse entre esas fechas, explicó el genetista Peter Forster.

ads