Washington- Estados Unidos envió hoy aviones de combate F-22 a Corea del Sur en el marco de las maniobras militares conjuntas que ambos países realizan anualmente y en medio de las tensiones por la escalada de amenazas del régimen norcoreano.

Funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos informaron al diario The Wall Street Journal del envío de los aviones, que volaron desde Japón hasta la base aérea de Osan, en Corea del Sur, para unirse a los ejercicios conjuntos.

El Gobierno del presidente Barack Obama busca así disuadir al régimen de Pyongyang para que termine con sus “provocaciones” y mostrar su apoyo a Corea del Sur.

Este sábado el líder norcoreano, Kim Jong-un, se declaró en “estado de guerra” con su vecino del sur.

Corea del Norte también declaró “finalizado” el “estado de la península coreana en el que no hay paz ni guerra”, en referencia a la situación entre Norte y Sur desde la Guerra de Corea (1950-1953), concluida con un armisticio que, al no haber sido reemplazado por un tratado de paz, sitúa a ambos lados como enemigos técnicos.

Hoy Kim aseguró que su país seguirá avanzando en el desarrollo de armas nucleares y ampliará su arsenal.