• Con respecto al control de armas
  • Los dos mandatarios analizan el tema armamentista, a fin de tomar acuerdos.

Washington.- La administración de Donald Trump rechazó ayer la postura de Rusia de ampliar un tratado clave de control de armas nucleares en las dos naciones del planeta sin imponer un congelamiento más largo y a corto plazo.
Por escrito, el asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, manifestó que el país propuso extender por un año del tratado Nuevo START, a cambio de que Rusia y Estados Unidos pusieran un tope a todas las ojivas nucleares durante ese lapso mencionado.
“De haberse aceptado habría sido una victoria para las dos partes”, expresó el funcionario.
Previamente, el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró que podía aceptar una extensión a corto plazo del tratado, pero sólo si se daba sin condiciones.
El tratado Nuevo START terminará en febrero a menos que Moscú y Washington acuerden extenderlo.
En una reunión de su Consejo de Seguridad, Putin subrayó el caso.