Superiberia

Omealca, Ver.- Alejandra Gómez Lara, madre del comerciante de jugos y albañil, ejecutado a balazos el 14 de enero frente al Seguro Social, exige justicia de las autoridades para que el asesino de su hijo, pague por lo que hizo y que el crimen no quede impune.
Visiblemente molesta porque no hay ningún detenido por el crimen de su hijo, aseguró “mi hijo era borracho pero no mató, ni le robó a nadie, por eso mi exigencia para que se haga justicia. Era único hijo y vivía conmigo”.
A sus más de 70 años de edad, Alejandra esperaba a realizar trámites con personal de Servidores de la Nación y exigió que la muerte de su hijo no sea una más o forme parte de la estadística.
“Ese día mi hijo se levantó a las cinco de la mañana para hacer sus jugos, estaba oscuro cuando llegaron a matarlo, nadie se dio cuenta, porque lo mataron por la espalda”, reclamó.

Vecino