ElBuenTono

Orizaba.- Considerado uno de los más duros y claros en sus homilías al hablar sobre diversos temas, el padre Herminio Zárate Pérez, párroco de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesus de Loma Grande falleció por complicaciones de salud.

Oriundo de la ciudad de Orizaba,  el activo y carismático sacerdote de 54 años de edad, tenía un estilo peculiar para oficiar las misas que lo llevaron a ser considerado como una persona con un corazón de puertas abiertas.

El sacerdote era uno de los “duros” de la Diócesis de Orizaba; sociólogo de formación, maestro del seminario, era directo y claro en cada una de las homilías. 

El Padre Herminio enfermó de repente, en las últimas semanas estuvo hospitalizado, sus últimas misas en Loma Grande las ofreció en medio de sus malestares.

AmoramarMx Superiberia