Al menos tres potenciales protestas armadas planeadas en Washington en la antesala de la investidura de Joe Biden tienen muy preocupados a las autoridades de Estados Unidos.

La más peligrosa, según reporta la prensa, es descrita como la “protesta armada más grande jamás realizada en suelo estadunidense” y tiene el objetivo de rodear el Capitolio, la Casa Blanca y la Suprema Corte, y contempla el asesinato de demócratas.

La policía del Capitolio notificó a los legisladores demócratas sobre un trío de manifestaciones potencialmente peligrosas que los extremistas conservadores están planeando abiertamente en grupos en línea.

El FBI ha advertido que se podrían llevar a cabo protestas armadas en diferentes lugares de Estados Unidos en los días previos a la inauguración de la presidencia de Joe Biden.