México, D.F.- Las autoridades de Costa Rica hallaron en la de Bello Horizonte de Escazú dos cadáveres, uno de los cuales pertenecía al periodista mexicano Pascual Tarín Ávila, de 53 años, quien estaba desaparecido desde junio pasado. Tarín Ávila trabajó en El Norte de Cananea, en Cananea, Sonora.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó ayer que procura contactar a la familia del reportero, por medio de la Embajada de México. La oficina de prensa de esa dependencia informó al periódico “La Nación” de Costa Rica que ya se habían comunicado con los familiares, pero no dieron mayores detalles.
El otro cuerpo hallado junto al del mexicano, al parecer corresponde al nicaragüense Miguel Alcides Centeno
Rodríguez. “El Norte de Cananea” reportó en 2007 que Tarín Ávila fue secuestrado a cambio de 100 mil dólares, pero éste
logró escapar de sus captores. 
 
Agencias