Córdoba.- Tras permanecer estacionada al menos 15 días en la calle 27 entre avenidas 8 y 10, de la colonia Úrsulo Galván y amanecer este miércoles completamente destrozada de cristales, medallón y con las llantas ponchadas, la Policía Estatal aseguró una camioneta de lujo marca Toyota, con la cual se cometieron algunos delitos, presuntamente.

A pesar del mutismo de las autoridades ministeriales, se logró conocer que la camioneta marca Toyota, azul, sin placas, tipo FJ Cruiser, tenía al menos 15 días abandonada en el lugar, sin que nadie reportara el hecho a las autoridades ante el temor de una venganza por parte de integrantes de la delincuencia organizada.

En la madrugada, según moradores, soldados llegaron al sitio donde permanecía estacionado el vehículo, y con objetos contundentes rompieron cristales laterales, medallón trasero, espejos, y poncharon con navaja las llantas delanteras y trasera izquierda de la camioneta, además de romper los cables del sistema eléctrico y causar severos daños a la unidad para “inutilizarla o neutralizarla”.

Policías estatales y municipales establecieron un cerco de seguridad en torno a la unidad, con el fin de no permitir el paso de curiosos, que desde las 06:00 de la mañana observaban desde sus viviendas cómo los peritos de la Procuraduría General de Justicia en el Estado, recababan datos, huellas dactilares y demás prácticas forenses que serían anexados a un expediente iniciado por el hallazgo de la unidad.

Posteriormente, la lujosa camioneta fue remolcada al encierro oficial donde quedó depositada, sin que se lograra conocer que tipos de ilícitos se cometieron en dicha unidad, ya que el silencio de las autoridades ministeriales y de las fuerzas federales es latente en este tipo de situaciones.

 

De la redacción

El BUEN TONO