Tezonapa.- Uno de los cuerpos encontrados en una fosa clandestina de La Pochota fue identificado como el taxista de Omealca, Carlos Gómez Muro, “El Panqué”, quien se encontraba como de-saparecido desde el 21 de febrero del presente año.

Lo reconocieron por un tatuaje que tenía en el lado izquierdo del pecho, la bermuda que portaba y los tenis, dijeron fuentes oficiales.

Familiares esperaban encontrarlo con vida, pero no fue así, después de ver el cuerpo y las señas que sirvieron para identificarlo oficialmente.

Amigos, familiares y conocidos circularon la información sobre el hallazgo e indicaron que fue en las condiciones que no esperaban, “pero al menos tendremos dónde llevarle flores”.

Carlos Gómez tenía 42 días de desaparecido, después de una reunión que sostuvo con unos colegas que cubren la ruta Córdoba-Omealca, en la calle del Ejido.

“El Panqué” durante mucho tiempo manejó taxis de Omealca con ruta a Tezonapa o Córdoba.

Después de un tiempo comenzó a trabajar en autos de alquiler de Córdoba y poco antes de su desaparición traía el vehículo número económico 60 del sitio Cruz Tetela, manifestaron allegados.

El hombre desapareció el viernes 21 de febrero después de una reunión con otros ruleteros en la calle del Ejido.

Informes indican que fue interceptado en el camino a Tezonapa cuando viajaba en el taxi.

Desde esa fecha no se volvió a saber de él hasta este jueves cuando autoridades confirmaron que uno de los dos cuerpos putrefactos encontrados en una fosa clandestina, tenía tatuaje y portaba una bermuda.

Hermanos de la víctima viajaron a Córdoba y tras observar las señas en particular confirmaron que se trataba de “El Panqué” y reclamaron el cuerpo para darle cristiana sepultura.
Anoche no existía un informe oficial sobre la causa de muerte del taxista, pero las evidencias y el grado de putrefacción que presentaba el cuerpo indicaron que murió el mismo día de su desaparición.