Investigadores de la Universidad Johann Wolfgang Goethe (Alemania) han identificado, en un estudio publicado recientemente en la revista Nature, el posible “talón de Aquiles” del nuevo coronavirus.

El virus debe superar varios mecanismos de defensa del cuerpo humano, incluida su defensa inmune no específica o innata. Durante este proceso, las células del cuerpo infectadas liberan sustancias mensajeras conocidas como interferones tipo 1, los cuales atraen células asesinas naturales que matan a las células infectadas.

Una de las razones por las que el nuevo coronavirus es tan peligroso es porque puede suprimir la respuesta inmune no específica. Además, permite que la célula humana produzca la proteína viral PLpro (proteasa similar a la papaína), que tiene dos funciones: juega un papel en la maduración y liberación de nuevas partículas virales, y suprime el desarrollo de interferones tipo 1.