Orizaba.- En el cementerio Juan de la Luz Enríquez hay espacio para unos 15 años más, a pesar de que el año pasado el Registro Civil reportó que hay más defunciones que nacimientos, resaltó el administrador del lugar, Camilo Boschetti Oliver.

Destacó que anteriormente registraban en promedio 180 defunciones y actualmente son entre 260 y 270 de personas en Orizaba; sin embargo, no todas se quedan en este camposanto sino en municipios aledaños.

Dijo que esto ocurre porque muchas personas vienen a la ciudad a recibir los servicios médicos en el Hospital General Regional (HGRO), en Issste, o en instituciones médicas particulares, “al venir aquí, algunos mueren, pero no se sepultan en Orizaba”.

Consideró que el 60 por ciento de las personas que fallecen y se entierran son de la ciudad, por lo que incluso agregó que podrían ser un poco más de 15 años de funcionamiento del panteón, “debido a que últimamente han habido más servicios de inhumaciones”. 

Además, del porcentaje de los orizabeños (60 por ciento) “el 35 o 40 por ciento se entierran en un lugar donde ya tienen algún familiar, es decir, se vuelve a reutilizar el lugar en cuestión y de los lugares en donde se necesitan y que son nuevos, tenemos suficientes”, concluyó.