• No les da ayuda

ORIZABA.- ‌Es reprobable la actitud del presidente municipal Igor Fidel Rojí López y de los integrantes del Cabildo, pues fueron ellos quienes realizaron la declaratoria de emergencia, sin tomar en cuenta a las personas que viven al día, quienes a pesar de haberse manifestado los ignoran, es el caso de los meseros quienes en cinco ocasiones han solicitado la ayuda y se les ha negado.
Alejandro de la Fuente, acompañado de una de sus compañeras afectadas, platicó que los sábados o durante todo el fin de semana trabajan en fiestas o reuniones en donde son contratados de manera individual; no tienen patrón, por lo que prácticamente viven de las propinas, algunos trabajan entre dos o tres días con un sueldo mínimo.
Entre el gremio hay madres solteras, o padres responsables de toda la familias, pues les toca cuidar a sus propios padres, luego de que se decretó la emergencia y se exigió cancelas eventos masivos ellos automáticamente quedaron sin ingresos para sostener a sus seres queridos.
Explicaron que son cerca de 120 los meseros en esta situación, pero a su vez son familias enteras las que se quedaron sin un sustento, por lo que han solicitado apoyo del ayuntamiento que realizó las acciones preventivas, sin tomarlos en cuenta a pesar de que ya se han manifestado afuera del palacio municipal.
“No nos han dado respuesta nos mandan de un lugar para otro, nos han mandado con el director de Comercio, el presidente municipal no nos ha recibido”, comentó.
Ante ello, se han visto en la necesidad de pedir el apoyo de la ciudadanía en las calles explicándoles la situación; sin embargo, la autoridad municipal pretende que paguen un permiso y aunque no dieron a conocer el monto se dijeron molestos, pues con ello, se están ayudando para pagar el gas, la energía eléctrica, comprar tortillas o pollo.
“En el mercado Cerritos nos sacaron y nos dijeron que no podíamos botear porque teníamos que ir a pedir un permiso al ayuntamiento, creo que si andamos boteando es porque no tenemos trabajo, no tenemos apoyo económico para lo fundamental, no creo que sea justo que nos pretendan cobrar”, manifestó una de las afectadas.