ORIZABA.-  Meseros que se han visto afectados por la contingencia sanitaria y que día a día salen a las calles para solicitar a la ciudadanía apoyo económico o en especie, continúan siendo reprimidos por parte de la administración que encabeza el presidente municipal, Igor Rojí.

Mencionaron que es a través de los elementos de la Policía Municipal que son intimidados cada vez que se colocan en los camellones y en las aceras con sus uniformes y
cartulinas fluorescentes.

En algún momento los meseros también han sido amenzados por los uniformados con quitarles lo poco que han recaudado, pues en caso contrario, sino se retiran serán sancionados con tres días de arresto o una multa de mil pesos.

Desde la declaratoria de emergencia en la ciudad, los meseros se han visto afectados económicamente, pues al ser su principal fuente de ingresos los eventos se han cancelado, aunado a que la recuperación será
tardía.

Una vez que ellos decidieron salir a las calles para pedir el apoyo, los policías iniciaron con las intimidaciones, por lo que tuvieron que irse a otros municipios; sin embargo, esporádicamente piden apoyo en Orizaba.