Houston.- Uno de los cárteles del narcotráfico más poderoso y violento de México organizó una operación de compra de caballos de carrera como medio clandestino de lavar dinero en Estados Unidos, afirma la fiscalía.

Pero algunos de los caballos adquiridos con los millones de dólares -a veces en bolsas llenas de dinero en efectivo- tenían nombres como “Number One Cartel” y “Mr. Ease Cartel”. Las autoridades no tardaron en advertir la maniobra e intervenir.

La investigación federal permitió instruir de cargos a 18 individuos el año pasado. El lunes por lo menos cuatro de los acusados, incluso el hermano de dos de los jefes máximos del narcocártel de los Zetas, irán a juicio en un tribunal federal de Austin.

El juicio que podría durar hasta seis semanas, presumiblemente ofrecerá un atisbo del “modus operandi” de los Zetas como también echará luz sobre lo que algunos expertos consideran fue un error de novato para una organización delictiva: llamar la atención.

Las autoridades federales acusaron a Miguel Angel Treviño Morales, presunto líder de la operación de drogas de los Zetas, de establecer la operación que su hermano menor José Treviño Morales manejaba desde una hacienda cerca de Lexington, Oklahoma.

La operación invirtió millones de dólares en la compra de caballos en California, Nuevo México, Oklahoma y Texas, dijeron los fiscales.

Agencias