Ixtaczoquitlán.- Ciudadanos del municipio de Ixtaczoquitlán, gobernado por Miguel Ángel Castelán Crivelli, se encuentran en una encrucijada debido a la violencia que está generando el crimen organizado, ya que la autoridad municipal no está garantizándoles la seguridad.

De acuerdo a un reporte de seguridad de la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), van en incremento los índices de robo de combustible a la red de Pemex, los homicidios, secuestros, la extorsión y robo de automóviles.

Recientemente, la violencia alcanzó a familias inocentes; las autoridades han documentado tres casos de desaparición forzada, todos ellos, comandados por la Policía Municipal y Estatal.

Tras estos hechos, el Alcalde no ha dado la cara ni emitido algún comunicado sobre la grave crisis de inseguridad que prevalece en su municipio y tampoco ha solicitado el apoyo de las fuerzas federales.

De acuerdo a versiones extraoficiales, aquí operan de manera libre y con la complacencia de la autoridad municipal varias bandas delictivas, quienes se presume son las principales causantes de las desapariciones forzadas y la existencia de campos de exterminio.