CDMX.- Ante la demanda en el uso de desinfectantes, como el cloro, hay quienes llegan a mezclar con otro tipo de productos, lo cual podría ser perjudicial para la salud.
Checa las sustancias que jamás deben ser mezcladas con cloro:
Cloro y alcohol: El cloro y el alcohol (isopropílico) producen cloroformo; mezcla que puede hacer que te desmayes, no se recomienda asear la casa con este dúo.
Vinagre y cloro: Cuando se combinan, estos agentes de limpieza puede ser contraproducente. El ácido en el vinagre libera vapores tóxicos cuando se agrega al cloro. Ten cuidado con esta combinación que puede ocasionar quemaduras químicas en ojos y pulmones (al aspirarlo).
El cloro y jugo de limón: Los productos de limpieza comerciales ácidos se mezclan mal con el cloro. Evita el resultado dañino del gas de cloro eligiendo uno para limpiar.
Quitamanchas para el moho y cloro: El quitamanchas de moho contiene ácido, el cual, cuando se combina con el cloro, produce gas de cloro. Evita la irritación de los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones alejándote de este combo.
Amoníaco y cloro: Estos dos ingredientes se encuentran en bastantes productos de limpieza. La inhalación de los vapores puede provocar daños respiratorios y quemaduras en la garganta.
Detergente para platos y cloro: Muchos detergentes para lavar platos agregan amoníaco para aumentar el poder de limpieza. Si se usan estas sustancias en combinación con cloro, la reacción resultará en una formación de gas tóxico.
Lysol y cloro: El desinfectante en aerosol no debe mezclarse con cloro. El blanqueador oxida el 2-bencil-4-clorofenol que se encuentra en Lysol, dando como resultado varios compuestos irritantes y muy peligrosos.

*para saber
Durante esta pandemia de Coronavirus, la higiene del ambiente se mostró más relevante, pero también los accidentes con los productos de limpieza se intensificaron, en especial al combinar sustancias con cloro.