Japón inició hoy su temporada de caza de ballenas en el océano Antártico, una campaña realizada con fines científicos según las autoridades niponas y a la que se opone la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

La flota japonesa aspira a capturar 333 ballenas minke en aguas del Antártico, informó hoy el Ministerio de Agricultura y Pesca, en la que supone la cuarta campaña ballenera del país asiático desde su suspensión temporal a raíz de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia.

El Gobierno nipón defiende que sus campañas balleneras tienen como fin contribuir a la gestión y conservación de los recursos marítimos a partir del análisis del contenido de los estómagos de los cetáceos, cuyos resultados serán transmitidos a la CBI.