NUEVA YORK.- Durante esta semana, se informó que los Estados Unidos esta en emergencia por un brote de sarampión en Nueva York. Pese a las advertencias que han emitido las autoridades, se ha vuelto viral una publicación por parte de grupos judíos para que estos no acudan al médico a vacunarse.Según los ultraortodoxos, recibir el medicamento significaría ingerir ADN de mono, rata y cerdo sustancias que van en contra de sus creencias, práctica que va en contra de todo criterio científico y atenta en contra del derecho a los servicios de salud

En el ‘Manual de seguridad de la vacuna’, una revista para los padres que desean criar a sus hijos sanos, hay falsas advertencias de que las vacunas causan autismo y contienen células de fetos humanos abortados, según relata The New York Times. Creemos que no hay mayor amenaza para la salud pública que las vacunas”, concluye la publicación, lo que contradice el consenso científico de que las vacunas son generalmente seguras y altamente efectivas. El manual, creado por un grupo llamado Padres que Educan y Abogan por la Salud de los Niños (PEACH, en sus siglas en inglés), está dirigido a judíos ortodoxos, cuyas comunidades en expansión se encuentran en el epicentro de uno de los brotes de sarampión más grandes en los Estados Unidos en décadas.

Y es que gracias a que dicho sector se niega a recibir la vacuna Bill de Blasio, alcalde neoyorquino, indicó que “tendrán que inmunizarse con la inoculación contra el sarampión para “proteger al resto de la comunidad y ayudar a reducir la epidemia”.