• AMLO: ‘Está plagado el gobierno de huachicol: hay huachicol en las distintas áreas del gobierno, huachicol en la compra de medicinas, huachicol en la industria eléctrica, huachicol también en la construcción de obras, huachicol arriba y abajo’.

Alejandro Solís
Columnista

Por donde le rasques, huele a ratón guachicolado, sin poderse evitar el desdén de los antecesores encargados de Los Pinos, que redujeron el Palacio Nacional, los símbolos patrios y a los poderes de la Unión a juergas de un Estado fallido en su función pública, pero estructurado para favorecer la acumulación y centralización del capital financiero neoliberal; delinquiendo preventivamente tres veces, por lo menos.
#ConstituciónNeoliberal. Quien domina a la mala, urge de cubrirse las espaldas tras sus fechorías cometidas a nombre del mercado libre. Por su naturaleza invasiva/evasiva, siempre muestra dos caras: la legal y la de facto.
Ésta, basada en golpes de mano, es un clásico del dominio de nichos de producción, distribución y consumo masivo. En sus prisas por no perder primacías, el gran capital destroza productos, procesos y normas resultado de estatus anteriores, que, si bien en su momento le sirvieron de marco legal y comercial óptimo, agotados estorban por la innovación capitalizada de la competencia: la ilegal, mayormente.
#GobiernoCorrupto. El desarrollo socio-económico forzado por el dominio del mercado y su regularización legal, que puede tardar décadas en constituirse, como fue el caso del modelo Neoliberal dictado para insertarse en México desde el término de la Segunda Guerra Mundial, obliga, concita y facilita el crecimiento y fortalecimiento vil de su administración sexenal.
Sin poder evitarlo, el Gobierno del Estado, es presa de las mismas leyes que rigen al Sistema Internacional Capitalista: el control monopólico, la anarquía y la mercancía. El ejercicio público del poder, como todo bien necesario, se convierte en un factor de cambio regido por las leyes de la oferta y la demanda.
Su oferta y demanda es dominada por delincuentes clandestinos de cuello blanco, interesados en destruir a sus competidores sin importarles hacerlo con instrumentos ilegales, como es la adquisición de mercancías robadas a otros particulares, o a la Nación.
#InseguridadSocial. Por ética, método y cortesía afirmamos, que, la mayoría no somos corruptos, sino, al contrario buenas almas del Señor, hasta que se nos acuse y demuestre lo contrario. Aun así se trate de personajes tipificados por la voz popular como delincuentes, no lo son sino hasta que así se les demuestre en Juzgados.
Es el micro-caso de rateritos de vecindad, que, a pesar de ser presos en flagrancia, tienen derecho a cursar un debido proceso fácilmente pervertido por mercenarios; así como el de chivas y chivos expiatorios utilizados por macro-representantes de intereses, como se -dice- es la señora Rosario Robles Berlanga.
#LaCrudaRealidad. Uno de los dilemas de la vida cotidiana contemporánea dominada por los financieros, es que –a menudo- miras festinadas falsedades. Ejemplos hay, por donde quiera que le rasques.
Quien asiste al púlpito en búsqueda de consuelo, puede terminar en catres. Es fama pública que el subsistema de educación pública atado a tantos intereses políticos se usa para presionar y lograr componendas por los grupos de poder, aun en medio de aparentes clases.
Diligentes autoridades de escuelas privadas, solo a la hora de entrada y salida de sus alumnos muestran su mejor cara; una vez cerradas las puertas, lo que pase dentro, allí se queda.
Diputados y senadores electos para representar al pueblo, cabildean los intereses que representan, o sencillamente votan a favor de quien los estimule económicamente.
Medicina que se oferta para curar, no cura. Agua pura ya no hay, ni en la pila bautismal. Los medios publicitarios, periódicos y ocasionales no dicen la verdad, así lo pregonen con imágenes evidentes, acompañadas de explicaciones superficiales; como es el caso de tomas guachicolas, inclusive, a la hora de su estallido.
#PEMEXesUnPedazoDeQuesoGruyer. La extracción, transporte, transformación, reservas, distribución y consumo de hidrocarburos es un enorme negocio trazado y operado a lo largo y ancho de la Patria, de tal manera que, a veces su operación se centra en libros y oficinas -como la emblemática ubicada en la Colonia Anzures de la Ciudad de México-, la Refinería de Pajaritos, la Sonda de Campeche, o, rodando por agrestes carreteras en forma de pipas que valen una fortuna.
Durante la docena tragicómica de los Gobiernos malhadados de Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto se hizo un carnaval de la certificación de clase mundial tipo ISO 9000: caro, estridente, simulador e inútil para los propósitos de darle certeza a los usuarios sobre la calidad entre lo que se le promete y da.
Negocios, instituciones, procesos y resultados, por así convenir, a sus intereses y pretensiones cayeron en la trampa de solicitar, cursar programas obligatorios y obtener el preciado certificado de calidad mundial. Fue el caso de Pemex.
Ahora resulta que no hay lugar entre sus 68 mil 843.15 kilómetros (CartoCrítica & Heinrich Böll, 2017) de instalaciones seguro de no haber sufrido vandalismos propios de negocios descontrolados, tanto como de negocios súper organizados.
Seguramente presa del desmonte dictado por los neoliberales, Pemex sufre de anormalidades facilitadoras de raterías incrustadas en su dirección histórica, administración, operación e instalaciones; ¿toleradas, auspiciadas?, encubiertas probablemente, por directivos pasados y presentes de sus distintas áreas administrativas y de campo.
Con un enorme porcentaje de instalaciones irregularmente ubicado fuera de la empresa, en mar y tierra, sus ductos de extracción, transporte y distribución han sido más picados que venas de frenéticos drogadictos.
#Metamorfosis Kafkiana. Rodeada de delincuentes agazapados y potenciales forajidos prontos a continuar, o iniciarse, en uno de los negocios sucios más limpio: robar materia energética y ponerla en el mercado solvente y atrevido dispuesto a seguir pasando riesgos con tal de acceder a recursos materiales, contables, o, en dinero para seguir trasegando la vida cultural, política y económica de un país perdido en la mar de las injusticias constitucionalizadas de un sistema internacional deshumanizado.
#MorbimortalidadDictada. Siendo Pemex un cacharro perforado por doquier, sin límites al imaginario de la perversión lacayuna, ¿por qué no se clausura al conjunto petrolero, como al NAIM?
Porque el efecto mariposa pondría en jaque mate al Sistema, que lo ha parido; y, éste, no es objetivo de la transición pactada.