Alejandro Solís
Columnista

Es contradictoria la causa de la descomposición social mundial actual: con demasiado de todo podría satisfacerse la demanda real; pero, por lo contrario, los financieros bloquean hasta la satisfacción de la demanda solvente. Esta es ficticia, sostenida por créditos obligados a pagar réditos a usureros sin llenadera. Sobre intereses caros, se dan el lujo de cobrar más intereses.
La especulación daña la economía familiar y social, sumándose a la explotación de la fuerza de trabajo, propia del capitalismo. Salarios baratos, deudas, mercancías encarecidas, gobiernos corruptos, desempleo formal y empleo informal masivo, condiciones insalubres generalizadas, educación deficiente y obsoleta: todo abona a que cualquier mini bicho, bicho degenere en súper bicho, como el SARS-Covid-19.
PrivatizaFondosPúblicosSocializaPérdidas. La cosa está tan locamente torcida que se difunde la mentirilla del presupuesto federal deficitario resultado de malos ejercicios administrativos sexenales.
Y, si que sí, pero no es la única causa, ni principalmente, porque el gancho de pedir prestado para gastar ahora con cargos a futuro que aumentarán más la deuda haciéndola impagable, ¡es la fórmula más acabada de acumulación del capital financiero, modo legalizado de pulverizar el patrimonio social, familiar, y, personal!
Así emergió el Fobaproa-IPAB, y, eso exigen los empresarios de AMLO, que, con el pretexto pandémico esperan préstamos a fondo perdido, así como pasar sus deudas al erario. En ese entorno, la decisión del Estado transmitida por Obrador de controlar la deuda evitando el pillaje acostumbrado por los políticos neoliberales, es una medida de austeridad exigida por el Fondo Monetario Internacional, cumplida satisfactoriamente.
SeEnojanLosDesplazadosDelPoder. Obviamente, el clan antes beneficiado se inconforma; pero las campañas lanzadas en su contra ni lo conmueven. Lo dijo apenas: Slim, Larrea, y, otros multimillonarios, apoyan medidas que -lástima- golpean de todos modos a los pobres, primero; como siempre ha sido. Unos de los recursos de masas sacrificado por las políticas del capital es la salud preventiva social, y, la encarecida medicina privada.
El Coronavirus SARS, que provoca la enfermedad Covid-19, grave neumonía mortal de no detectarse a tiempo, ejemplifica las poquedades del capital. Sin que se sepa exactamente la génesis de la cepa, pero con evidencias de haber brotado en círculos desarrollados (Wall Street, Wuhan, algún laboratorio genético), la riqueza no aseguró mínimas medidas sanitarias a sus especiales clientes VIP.
En medio de banquetes, coffe brackes, comilonas, juergas, brindis, seguramente compartieron algo más que celebrar ganancias: una pelotita grasosa de ventosas pegajosas amante de devorar pulmones, para oxigenarse.
¿Cómo es posible tal infecto en un mundo de finas pieles, buenos modales y mejores apellidos, pletórico de antivirales biológicos y digitales, guardias presidenciales, misiles y guaruras personales? ¿Pandemias típicas de hacinamientos, pobrezas y miserias, en cunas de seda y áureas perlas?
GatoPorLiebre. No, niet, nein, non, nihil, ei; chale: algo no checa en esta historia, que, sin chistar, ha dado pie para indicaciones dictatoriales convenientes al imperio: aislamiento social, cierre de fronteras y comunidades, militarización de ciudades; ejercicios extraordinarios de fondos económicos públicos; olvido y retraso de procesos jurídicos. Compras de pánico, ventas leoninas. Pérdida de valor de las monedas. Destrucción de la planta productiva, comercial, servicios y comercial.
Obediencia ciega de órdenes sencillas: enciérrate, tapate la boca, no te concentres ni para las más sublimes de tus fiestas, como la semana santa, que, se nota, sin avales poderosos, pasa desapercibida. No te atrevas a ir más allá de la nueva zona tórrida: exponerte al contagio incógnito de un portador del asesino, en el acto, puede volverte su cómplice.
El discurso es tan loco, que omite lo evidente: la pandemia según el caso está por coronarse en las próximas semanas -inclusive dice míster Trump, causando entre 100 y 200 muertes en Estados Unidos-, cuando, en Wuhan ya se encontró su curación individual y de masas en 60 días.
Y, si es que es, como consta que es, ¿porque no se aplica sencillamente en los restos del mundo la exitosa receta y terapia china/cubana? Porque, politizada la cosa, ahora la pelea es por el control del mercado para su control social y curaciones personales. Si la demanda real es millonaria, la solvente incluye potentados dispuestos a pagar lo que sea por no enfermar de muerte.
PlantaMundialQuebrada. En tanto está parada la planta productiva mundial de todo con el pretexto de la pandemia, millones de inversionistas están más que puestos para accionar el enorme mercado potencial de la cura del Covid-19.
¿Qué, no, sencillamente, se aprovecha una enfermedad -ya no tan desconocida- para quebrar, cerrar, desechar, destruir medios de producción, distribución y consumo obsoletos elaborados por tecnologías combinadas de la cuarta G, manufactureras y artesanales, para darle entrada a medios, procesos y productos elaborados con tecnología de la 5ª Generación digital?
La 5ª G permite elaborar todo utilizando una diezmilésima parte de energía y tiempo, reduciendo de 100 a uno errores por interferencias, lo que amplia muchísimo más la capacidad técnica para desarrollar más funciones al mismo tiempo. Ligar todas las funciones públicas y privadas, coordinándolas en tiempo-espacio real, permite, por ejemplo, resolver con acierto, cero errores y cero desperdicios, el transporte citadino.
Fábricas robotizadas de cualquier artículo, sin intervención humana, y, agroindustria operada a distancia basándose en información de sitio enviada por sensores en el campo cruzada con obtenida por vía satelital lograran en automático lo que no pudieron obsoletos modelos de control y certificación ISO.
Esta enorme capacidad científico-técnica es ya una realidad, y, los capitalistas fincados en China y Rusia llevan la mano, destronando a los de los Estados Unidos. Y, el punto importante entonces, es, tal vez: ¿con quién de las tres bolitas hemos de jugar los mexicas?
El desarrollo social, científico técnico de la era digital, al que se suma la quiebra mundial del capitalismo, saca de mercado los recursos existentes fomentados por el modelo neoliberal.
Pero, allí es donde la puerca tuerce el rabo. Los acostumbrados a ganancias fabulosas, prebendas, cortesías, comodidades, golpes de pecho, no quieren perder sus privilegios, ni siquiera cuando los recortes son capitalistas, como las medidas de austeridad gubernamental impuestas por AMLO, de acuerdo con el FMI.