El Peje pertenece a la otra izquierda. La que sí tiene “dueño”. La que sataniza a los que dialogan con “la mafia en el poder”.

 

Las vueltas que da la vida, diría la clásica Gloria Estefan. Nadie echó de menos a Andrés Manuel López Obrador, ex alcalde del DF, en el acto por los 100 días de gobierno de Miguel Mancera, celebrado ayer al mediodía en el Auditorio Nacional.

 

El Peje pertenece a la otra izquierda. La que sí tiene “dueño”. La que sataniza a los que dialogan con “la mafia en el poder”, como llama el tabasqueño a los que mandan en este país.

Mancera dejó clarísimo su rechazo a caudillos y poseedores de la verdad absoluta. “Este gobierno quiere dejar huella de ser una izquierda sin dueños. Una izquierda propositiva y que va al debate…”, dijo.

Lo escuchaban Cuauhtémoc Cárdenas —el más aplaudido—,Porfirio Muñoz Ledo, René Bejarano, Mario Delgado, René Drucker, Jesús Zambrano, Pablo Gómez, Carlos Navarrete,Manuel Granados…

El acto fue plural, reflejo del anfitrión. Allí estaban los antagónicos priistas María de los Ángeles Moreno y Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre; Mauricio Tabe, dirigente del PAN capitalino. Los empresarios Héctor Slim, Pancho Aguirre…

El del micrófono mencionó a otros invitados: el periodista Jacobo Zabludovsky (también muy aplaudido), José Sulaimán, Rosi Orozco, el arzobispo Chedraui, Alejandro Martí, Tristán Canales. Imposible mencionarlos a todos.

La rechifla se soltó al escuchar el nombre de  Jorge Kahwagi . Era el padre. “Lo confundieron con su impopular hijo”, explicó otro invitado.

Mancera aprovechó el micrófono no sólo para mencionar lo que ha hecho o lo que va a hacer, sino para responder a los que lo critican por la buena relación que lleva con el presidente Peña.

“El gobierno de la Ciudad —dijo— debe de dialogar con todas las autoridades, municipales, estatales y federales. No tengo confusión entre los valores políticos y la responsabilidad institucional.

“La izquierda es una forma de independencia, nunca una atadura, es un símbolo de libertad sin distingos y yo debo de gobernar para el bien de todos”.

¿Así o más claro?

La de Marcelo Ebrard sí era una ausencia notoria. Nadie sabía explicarla. Sólo especulaban.

Carlos Navarrete, secretario del Trabajo del GDF, nos dijo: “No le quiso quitar reflectores (a Mancera)”. Y luego preguntó: “¿O tú conoces algún ex gobernador que asista a los 100 días de su sucesor?”.

Más tarde nos enteramos de que Ebrard ni siquiera está en México. Anda en Nueva York, en un foro de la ONU, según un comunicado.

Graco Ramírez fue otro de los ausentes. Morelos colinda con el DF. Su ausencia también provocó especulaciones. “No vino porque se solidarizó con Ebrard”, comentó uno de los invitados. Buscamos al gobernador perredista para conocer los motivos de su ausencia. “No me invitaron”, reconoció con franqueza.

Allí platicamos con el poblano Rafael Moreno Valle, el único gobernador presente en el Auditorio Nacional. El elbazo le jaló reflectores. Es muy cercano a la maestra.

El mandatario siente que el momento difícil con los maestros ya pasó. Temía que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación aprovechara la caída de la sindicalista para meterse en Puebla.

“Lo intentó, pero no pudo”, dijo.

Los estados de Oaxaca y Guerrero, bastiones de la CNTE, son vecinos. El vacío que dejó la detención de la maestra era propicio a la desestabilización. Los líderes locales del SNTE quedaron en la orfandad.

Más aún: Moreno Valle es el único gobernador que ha corrido a 40 maestros que se rehusaban a someterse al famoso examen de evaluación. Eran líderes de otros dos mil que también lo rehusaban.

El hombre nos dijo que habló con Emilio Chuayffet. Le pidió respaldo. El titular de la SEP respondió en forma institucional, a pesar de su histórico rechazo a Gordillo. “Diles (a los líderes de los maestros) que se tranquilicen”, fue el mensaje del político mexiquense. Y se tranquilizaron. Los otros mil 960 maestros que rehusaban la evaluación ya la hicieron.

Moreno Valle preveía un escenario catastrófico para los niños poblanos en el caso de que la Coordinadora entrara en Puebla. “En cuatro meses me hubiesen echado abajo todos los esfuerzos en educación”, calculó.

Y pensó en voz alta: “Espero que haya pata dura contra la Coordinadora…”.

El gobernador entregó ayer dos mil computadoras a los maestros mejor evaluados. Su meta son 14 mil.

El mandatario aliancista, por lo demás, no niega la cruz de su parroquia. Lamenta sinceramente la caída de Elba. Es y seguirá siendo su amiga.

“Yo sí reconozco que me ayudó a ganar la elección. Y no soy el único que recibió su ayuda”, observó.

Moreno Valle nos dijo también que alguna vez le pidió a Elba que no le metiera recomendados para no dar de qué hablar, por la cercanía de ambos. “¿Sabes cuantos me recomendó? Ni uno solo…”, aseguró.

El general Tomas Ángeles Dauahare, preso en el Penal del Altiplano —otrora Almoloya— por supuestos vínculos con el narcotráfico, ha recibido señales claras de que saldrá pronto y será bien tratado, aseguran fuentes bien informadas.

Al divisionario lo reportan animoso y con buena salud. “Ha dado conferencias y cursos de civismo y valores patrios a los internos”, aseveran.