Tomatlán.- Un Jesucristo exhausto y un guardia lesionado por laceraciones en el tobillo y pantorrilla, fue el saldo que arrojó el desarrollo del Vía Crusis en vivo en esta localidad, donde alrededor de 30 elementos de Cruz Roja, Cruz Ámbar, Protección Civil y doctores particulares, resguardaron las acciones durante el recorrido.

A pesar de que el clima fue favorecedor para que no se presentaran desmayos e insolaciones, durante el desarrollo del evento, en Tomatlán presentaron un par de actores mareados, según indicó Nahum Leyva González, paramédico de la Cruz Roja de Huatusco que prestaron su servicio en este evento.

De los momentos más álgidos fue cuando en una escena, el actor que representaba al guardia que custodiaba a Jesús, pateó una vasija en la que le llevaban agua al Nazareno, acción que terminó por causarle una cortadura en la pantorrilla derecha y otra laceración en el tobillo de esa misma extremidad.

Ante la presencia de hemorragia, se tuvo que detener por unos minutos la representación para atender al guardia de nombre Marcial Bañuelos Huerta, pero después de limpiar las heridas y colocarle una venda se pudo seguir con las acciones.

Fue hasta el final de la representación cuando hicieron falta las asistencias nuevamente, pues en el caso de cuando se colgó a Judas, a pesar de haberle colocado un arnés, tuvo que ser revisado pues por un momento se sintió mal el actor al bajarlo, pero tras una revisión rápida, se reportó fuera de cualquier mal.

Tiempo después, al bajar a Jesús de la cruz, quien interpretaba a su madre, la Virgen María, continuaba abrazándolo, aunque los paramédicos ya estaban revisándole las pupilas y haciendo un chequeo de rutina, lo que ejemplifica el realismo con el que se llevó a cabo todo este evento.

Finalmente, Omar Reyes De la Llave, fue ingresado a la ambulancia de la Cruz Roja, para que se descartara cualquier padecimiento, siendo sólo el cansancio lo que le cobraba factura al actor, sin reportarse alguna otra anomalía; sin embargo, durante el desarrollo de la representación, el actor se lesionó en varias ocasiones como al colocarle la corona de espinas y durante las caídas, donde fueron auxiliados incluso en el momento por los mismos actores y por otros tuvo que soportar el dolor.

 

Mauricio Láinez Vázquez

El Buen Tono