Orizaba.- Auto de libertad dictó el juez a un presunto pederasta a quien le fue otorgado el perdón judicial por la parte denunciante, luego de argumentar que fue la suegra la responsable de engañar a las autoridades ministeriales para que procesaran al hombre ante una mala relación familiar.

Una vez culminado el término constitucional del procesado Pablo Enrique Rivera Paz, campesino originario de la comunidad de Dos Ríos, del municipio de Atzacan; quien había sido acusado del delito de pederastia en agravio de su propia hija y que fuera denunciado por su pareja sentimental, el juez otorgó el auto de libertad al no encontrar pruebas suficientes.

Y es que durante el término se presentó Virginia Ríos Montiel Antonio, madre de la menor quien extrañamente determinó otorgarle el perdón judicial al detenido y así también la menor rindió su declaración diciendo que el detenido no le había hecho nada.

Lo extraño es que durante las diligencias en el Ministerio Público, la menor presuntamente fue manipulada por su abuela y su madre para que declarara que su padre la había intentado violar y que le tocaba sus partes sexuales.

Así fue como el juez al examinar el expediente en lo correspondiente a la diligencia hecha por el doctor de la Procuraduría General de Justicia, encontró que no hubo lesión alguna en la menor y así determinó que todo el proceso fue un engaño de la pareja.

Debido a esto el pasado lunes fue puesto en libertad y así se comprobó que la justicia fue utilizada a la conveniencia de una persona la cual al parecer no se le seguirá algún proceso por engañar a la autoridad judicial.

 

Omar Celiseo V.

El Buen Tono