La llama olímpica será mostrada en Tokio, muy cerca del nuevo Estadio Nacional donde se suponía iba a arder hace un mes.

El fuego llegó a Japón procedente de Grecia en marzo y había estado mayormente oculta en Tokio desde que los Juegos Olímpicos fueron aplazados al año próximo por la pandemia de coronavirus.

La llama fue presentada el lunes en una discreta ceremonia en la que participaron Yoshiro Mori, el presidente del comité organizador de las justas, y Yasuhiro Yamashita, el presidente del comité olímpico de Japón.