México D.F..- El cardenal Norberto Rivera Carrera exhortó a los banqueros, empresarios y a quienes tienen el poder económico de aprovechar su dinero con un enfoque de justicia social para el desarrollo del país y no convertirlo en su ídolo.

Durante su homilía en la Catedral Metropolitana, señaló que en México ha muchas familias no les alcanza su ingreso para lo necesario, incluso mueren por “no tener dinero para cuidar sus enfermedades más sencillas” y además “vemos que la justicia se compra con dinero” por eso, agregó son atrayentes y convincentes frases como “El dinero no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla”, “Poderoso caballero es Don Dinero”.

El purpurado se pronunció por rechazar la avaricia e invitó a los católicos a luchar por el progreso y desarrollo económico del país y por el bienestar material de las comunidades.

En este lenguaje, dijo que el rechazo a la avaricia a muchos les puede parecer incompatible con la tendencia actual del cristianismo que invita a luchar por el progreso de nuestros pueblos, por el desarrollo económico de nuestro continente, por el bienestar también material de nuestras comunidades.

Las palabras de Jesús, indicó el cardenal, no están en contradicción con la búsqueda de un nivel de vida verdaderamente digno y humano, sino contra la idolatría del dinero y de lo material.

Por lo que recordó, la enseñanza de San Pablo contra el afán de lucro:

“Den muerte, pues, a todo lo malo que hay en ustedes: la fornicación, las pasiones desordenadas, los malos deseos y la avaricia, que es una forma de idolatría”.

Rivera Carrera advirtió “los que creen que la idolatría es un pecado de las sociedades primitivas, que adoraban dioses falsos, están totalmente equivocados. Es evidente que buscar obsesivamente el dinero, por sí mismo, se convierte en un absoluto, en un tirano, en un ídolo, al cual se le sacrifica todo: descanso, salud, afectos, amistades, honradez y al cual se le entrega el mismo corazón, porque “ahí donde está tu tesoro ahí está también tu corazón”.

Agencias