México, D.F.- Al oficiar la misa de Domingo de Resurrección de Cristo en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera exaltó la necesidad de que cada individuo encuentre paz en medio de una sociedad “tan agresiva y sangrienta”.

“El primer don del Señor resucitado a los suyos fue la paz, y cuánta necesidad tenemos todos y cada uno de nosotros de vivir en paz con nosotros mismos, de vivir en paz con los demás, de vivir en paz en nuestra sociedad tan agresiva y sangrienta, tenemos necesidad de esa paz que Jesús resucitado viene a ofrecernos”, aseveró.

Durante la celebración litúrgica más importante del año para la fe católica, el mitrado exhortó a la sociedad a no perder la esperanza de encontrar esa paz y “participar en la nueva vida que el resucitado trajo al mundo”, y así, enfrentar los diferentes problemas que prevalecen.

“Hay muchas situaciones que parecerían irremediables, hay muchas situaciones que nos paralizarían, pero si nosotros tenemos esperanza, si nosotros creemos en la resurrección, si creemos en el poder de Dios que puede resucitar a los muertos, este mundo y nuestra vida sería distinta”, recalcó.

Al término de su homilía, el arzobispo primado de México felicitó a todos los presentes por la resurrección de Jesucristo, y pidió a Dios que la sociedad encuentre la paz que su hijo nos ofreció, pues es una “paz que el mundo no nos pueden quitar”, concluyó.

En este contexto, en medio de las plegarias de la Oración Universal, la Iglesia de México se sumó a la petición a Dios de que Corea del Norte y Corea del Sur solucionen sus conflictos mediante el diálogo, y no la guerra.

Cabe resaltar que la ceremonia religiosa de resurrección de Jesús da término a la Semana Santa e inicia un periodo de 50 días llamado Tiempo Pascual, mismo que finaliza con el domingo de Pentecostés.

Agencia