Ciudad Mendoza.- Ante la falta de trabajo por la emergencia sanitaria y a que las autoridades laborales no están actuando en un momento en el que la solidaridad y responsabilidad son claves, 35 meseros de seis banqueteras, se organizan para vender comida y obtener ingresos, sin molestar a la población pidiendo monedas.
Reunidos siguiendo el protocolo de la sana distancia, dieron a conocer que a pesar de que la pandemia los ha llevado a una emergencia económica, por seguridad no han salido a las calles a botear como lo hacen otros meseros.
Señalaron que la suspensión de fiestas y eventos en Nogales y Ciudad Mendoza ha golpeado severamente la economía de los meseros de ambos municipios; sin embargo, los que arribaron a la zona a botear son de Orizaba.
“La contingencia por el Coronavirus pegó a todos los sectores; estamos preocupados, pues no sabemos hasta cuándo la situación regresará a la normalidad”, puntualizaron.

*el tip
ALGUNOS SE DISFRAZAN

Lamentaron que ante la situación han detectado a personas que prácticamente se disfrazan de meseros para pedir apoyo, dejando en mal al gremio que sí trabaja en eso y que atraviesan una crisis.