Washington.- El presidente Barack Obama anunció este miércoles el inicio de una campaña para enfrentar la violencia armada en medio de llamados para que el gobierno endurezca las restricciones a las armas de fuego tras la matanza de 20 niños y seis adultos en una escuela de Connecticut.

Asegurando que actuará con base en propuestas concretas “sin más tardanzas”, el presidente dijo que “esta vez, las palabras nos tienen que llevar a actuar”.

“Sabemos que es un problema complejo que provoca profundas pasiones y diferencias políticas (…) Pero que sea un problema complejo ya no puede ser una excusa para no hacer nada”, dijo el mandatario.

El esfuerzo será liderado por el vicepresidente Joe Biden, un conocido detractor de la tenencia de armas de fuego, quien tendrá como misión coordinar las acciones y las políticas generadas por diferentes agencias gubernamentales.

La Casa Blanca dice que el eventual paquete de propuestas incluirá algunas restricciones, particularmente de rifles de asalto y magazines de alta capacidad de municiones, como los utilizados en la matanza de Connecticut.

También incluirá medidas que tratan el tema de iniciativas de salud mental y, probablemente, discusiones sobre la violencia que se presenta en la cultura popular.

El mandatario había prometido utilizar “todo el poder de su cargo” para garantizar la integridad de los niños y evitar la repetición de matanzas como la de Sandy Hook, aunque hasta ahora, el control de armas había tenido una baja prioridad para la mayoría de los políticos.

Agencias