Tamaulipas.- El ex secretario particular de la titular para la Cultura y las Artes del estado de Tamaulipas cumple hoy un año de haber causado la muerte a tres jovencitos de 16 años que regresaban a sus casas después de una reunión de amigos, pero como es costumbre en este país, las leyes se aplican como si hubiéramos mexicanos de primera y de segunda, ya que Marcelino Loredo Huerta, quien conducía la camioneta Durango propiedad del Gobierno del Estado, hoy se encuentra libre, aún después de haber privado de la vida a tres niños que empezaban su vida, dejando así enlutadas a varias familias de Tamaulipas y Nuevo Leon.

Y por si fuera poco, el burócrata Marcelino Loredo Huerta, además de circular a exceso de velocidad, iba alcoholizado, y huyó del lugar del accidente, dejando a su esposa como la conductora y “responsable” del vehículo, pero al pasar de los días, y después de que la señora Edith Nayeli Ramos Garcia declarara que ella era la conductora, y que su esposo había tenido que dejar el lugar por que supuestamente se había sentido mal de la presión, la señora, al ver la magnitud del problema, acabó reconociendo que era Loredo Huerta quien en realidad iba conduciendo la camioneta que embistió y mató a tres jóvenes.

La sociedad entera en Ciudad Victoria exige justicia, sobre todo para que este tipo de personas no sigan ocasionando desgracias; ya paso un año, y las averiguaciones siguen estancadas sólo por que se trata de un funcionario con licencia del Gobierno del Estado, quien supuestamente se separó del cargo en tanto no se aclare el asunto que hoy sigue en la Procuraduría bajo la averiguación previa 1027/2011 por homicidio culposo.

¿Hasta cuándo podremos dejar de ver en este país este tipo de injusticias y este cinismo del gobierno a la hora de aplicarle la ley a sus funcionarios?

El articulo 364 del Código Penal de aquel estado dice: “A quien deje abandonado a un menor incapaz de cuidarse solo, o a una persona herida, invalida o en peligro cualquiera, se le impondrá una sanción de uno a dos meses de prisión si no diere aviso inmediato a la autoridad, u omitiere prestarle auxilio cuando pudiere hacerlo sin riesgo personal”. Y Marcelino Loredo Huerta, que no sólo no prestó auxilio, sino que mató a tres jóvenes de 16 años, hasta el día de hoy no ha pisado la cárcel ni pagado multa alguna.

Agencias